¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mueren ahogados 12 rohingyas, 10 de ellos niños, cuando se dirigían a Bangladesh

Los refugiados iban en un un barco que llevaba 35 personas. La mayoría de los fallecidos son niños

Cuerpos de refugiados Rohingyas que fallecieron cuando trataban de cruzar de Birmania a Bangladesh por el boca de mar de Sah Porir Dwip que separa ámbos países. / ()

Son las últimas víctimas de la población Rohingya, de la limpieza étnica que Birmania está realizando contra esta minoría musulmana que lleva décadas viviendo en la actual Myanmar, y que ahora se están viendo perseguidos y expulsados con una violencia y virulencia que ha provocado las protestas de la comunidad internacional y las denuncias de Naciones Unidas.

Más información

La última forma de huida que han encontrado algunos, es por medio de estas pateras y cruzando una boca de mar que es la que separa Birmania de Bangladesh y que les evita los pasos fronterizos. Apenas son unos kilómetros, pero depende de las condiciones del mar y también de las barcazas que encuentran para cruzar. Birmania tiene una amplia frontera con la India, con Tailandia, con Laos y con China, pero los rohingyas solo son readmitidos en Bangladesh, de donde Birmania asegura que proceden la mayoría, aunque en realidad llevan siglos viviendo en este país, aunque su origen (dudoso) sea birmano.

Pescadores de Bangladesh están aprovechando la necesidad y alquilan sus barcazas para los rohingyas en su desesperado intento de huir de la muerte. De los fallecidos en este último ahogamiento, 10 son niños, una mujer y un hombre, cuyos cuerpos ya han sido recuperados. 13 personas han sido recuperadas con vida.

Las cifras hablan de 519.000 rohingyas, los que habían abandonado Myanmar desde el 25 de agosto, cuando los ataques de militantes rohingyas contra policía y militares en Rakhine, desataron una feroz respuesta de las fuerzas de seguridad birmanas.

Rechazan las acusaciones de limpieza étnica 

Desde el gobierno de Myanmar rechazan las acusaciones de limpieza étnica, y culpan al grupo extremista Arfakam Rohingya Salvation Army, de haber iniciado los ataques terroristas que han derivado en las medidas restrictivas actuales.

Los insurgentes declararon un mes de alto al fuego desde el 10 de septiembre, que acabaría a medianoche de hoy. Este grupo extremista de los Rohingyas, que salió a la luz en octubre del pasado año, ha lanzado algunos ataques esporádicos contra el ejército, pero no ha podido mostrar resistencia alguna ante el embate planteado por el gobierno de Myanmar desde el mes de agosto. El ejército en respuesta a estos ataques ha abierto una ofensiva que incluye a toda la población civil de esta etnia, cuya situación en Birmania ya era precaria, no tenían derecho a voto, ni a libertad de expresión o asociación. De hecho este país de mayoría budista, no los reconoce como tal.

A eso, sumadas las persecuciones del ejército ha hecho que más de la mitad de la población Rohingya de Birmania, haya tenido que abandonar sus campos de asentamiento. Bangladesh, se enfrenta también a otra crisis humanitaria, porque ha recibido en seis semanas a más de 400.000 rohingyas, y no tiene medios para darles refugio ni alimento, y que tienen que volver a Birmania. Pero en Birmania dicen que solo admitirán de vuelta a los que puedan probar que tienen derecho a retorno.

La premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi, se ha enfrentado a las críticas internacionales por su inacción en toda esta crisis y en la violencia desatada contra ese colectivo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?