¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

‘Criando a Trump’, el nuevo libro de la primera mujer del presidente norteamericano

Ivana Trump afirma tener línea directa con la Casa Blanca, haber rechazado ser embajadora norteamericana en la República Checa y dice que todo el mérito de criar a sus tres hijos es suyo

Ivana y Donald Trump durante su matrimonio / ()

Ivana Trump, la que fuera la primera mujer del Donald Trump, ha aprovechado el enorme interés mediático de la presidencia actual de los Estados Unidos para presentar Criando a Trump, un libro en el que cuenta la historia de su matrimonio con el multimillonario. Varias operaciones estéticas y varios maridos después de su matrimonio con Donald Trump, Ivana da a entender ahora que lo suyo con Trump era un matrimonio normal, de una familia normal y no una pareja de multimillonarios con ambiciones de llegar a la presidencia de EE.UU.

"Lo único que enturbió la felicidad familiar fue su afición a las faldas, sobre todo si las llevaban chicas bastante más jóvenes que él y su mujer", ha comentado la mujer checa, de 68 años de edad.

La que fuera campeona en las pistas de esquí en representación de Checoslovaquia en la década de los 70, recordó en una entrevista para la cadena de televisión norteamericana CBS que fue en el mundo de las pasarelas donde conoció a Donald Trump, que por entonces era "un joven con muchas ilusiones y más ambiciones".

La que fuera esposa del magnate americano, relató también que "Donald se dedicaba a trabajar 12 o 14 horas diarias" y que era ella la que se encargaba de cuidar y criar a sus tres hijos: Donald Jr., Eric e Ivanka. "Era yo la que decidía los colegios y las actividades de los niños, la que los acompañaba llegado el caso y la que los llevaba a los cumpleaños de sus amigos", comentó durante la entrevista. 

Posteriormente quiso aclarar sus palabras y comentó que "Donald era un gran padre, un gran proveedor, pero no era el típico padre que llevaba a sus hijos a Central Park o a jugar béisbol con ellos". Ivana fue bastante dura con el actual presidente de Estados Unidos, afirmando que "hasta que no tuvieron 18 años apenas se comunicaba con ellos porque no sabía cómo y porque aún no estaban capacitados para hablar de negocios con él. 

Ivana Trump, que mantiene el apellido de su primer marido, dice que "tiene línea directa con la Casa Blanca", pero matiza que "no quiere abusar de ese honor, porque sabe que Melania (la mujer actual de Trump) anda cerca y no quiere ponerla celosa".

El matrimonio de Ivana con el actual presidente acabó tras 15 años porque Trump estaba teniendo un affair con Marla Maples, quien finalmente se convirtió en su segunda esposa. "Ya le he perdonado", dijo en la entrevista, recordando un divorcio que apareció en todas las portadas del mundo.

Afirma que habla con su ex dos veces al mes, y dice que ella "nunca habría podido sentirse feliz en Washington", de hecho su poco interés por la política le llevó a rechazar un puesto como embajadora de Estados Unidos en República Checa, tal y como afirmó en la entrevista del pasado domingo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?