¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Referéndum ilegal del 1 de Octubre

La Guardia Civil acusa al mayor Trapero, en conexión con Puigdemont, de "flagrante inacción" ante el 1-O

  • El informe de la Guardia Civil señala a Trapero como el "ejecutor" del plan soberanista
  • La Fiscalía esperaba el atestado para decidir si pide la prisión para el jefe policial

El atestado de la Guardia Civil entregado en la Audiencia Nacional, al que ha tenido acceso la Cadena SER, basa sus conclusiones en abundante material, con vídeos e imágenes, que pretende demostrar cómo el jefe máximo de los Mossos, el mayor Josep Lluuis Trapero Álvarez, intentó enmascarar su desobediencia ante la orden de evitar la celebración del referéndum del 1 de octubre con instrucciones que supuestamente explicaban a los agentes autonómicos la forma de actuar durante las horas anteriores a la cita electoral.

"En la práctica", según el atestado de la Guardia Civil, "lejos de cumplirse [las órdenes de Trapero] derivaron en una inacción flagrante debiendo ser las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado las que tuvieron que actuar activamente para evitar la celebración del referéndum pero con imposibilidad de disponer ni de efectivos suficientes ni de abarcar todo el territorio catalán".

"En las actuaciones llevadas a cabo por las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado", continúa el informe, "se puso claramente de manifiesto que la labor de los Mossos pasaba por no actuar y en todo caso, llegar a obstaculizar la actuación de aquellas otras policías. Y esa realidad es evidente que no pudo recaer en la voluntad individual de los agentes sino que más bien respondío a un plan premeditado para evitar actuar y que no podía más que proceder del jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero y en conexión directa con los miembros del comité estratégico, recuérdese, Carlos Puigdemont, Oriol Junqueras, Jordi Sánchez y Jordi Cuizart, entre otros".

Trapero ejecutor

El atestado de la Guardia Civil acusa a los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana y de Òmnium Cultural como los responsables de diseñar un plan estratégico cuyo objetivo es crear un estado propio recurriendo a una eventual desconexión y al mayor de los Mossos, a Josep Luis Trapero como el “ejecutor de este plan”. Es una de las principales conclusiones de este atestado que ya está en la Audiencia Nacional y que se basa en un documento que fue intervenido al secretario General de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, Josep Maria Jové en su domicilio después de ser detenido.

Según este documento de conclusiones de 15 páginas que recoge la Guardia Civil en su atestado “el gobierno de transición crearía un comité ejecutivo que se encargaría de diseñar un plan creíble en el que se incluiría entre otros a Josep Luis Trapero.

Alertas para impedir el trabajo de la Guardia Civil

Joan Tardá se dirige a la multitud de personas congregadas / GUARDIA CIVIL

El día 20 se reciben alertas de que se estaban realizando registros e inmediatamente se alienta a la gente hacer concentraciones para parar a la Guardia Civil.

Según el informe, Jordi Sánchez dirigiéndose a las masas para que fueran a lugar y cortar la Gran Vía. En el mensaje del día 30 de septiembre se informa ya que hay que estar en los colegios electorales a las cinco horas después de que los medios de comunicación dijeran que los Mossos cerrarían los colegios a partir de las seis. Este mensaje advierte a la gente de cómo actuar indicando que en caso de presencia policial siempre actúa dentro de la resistencia pacífica

El día 1 de octubre se hace un llamamiento a votar aunque en los colegios a las ocho estuvieran cerrados dice que se podría seguir votando hasta que se acabe el recuento.

Twitter en relación al día 20

Durante la realización del operativo se suceden diversas concentraciones que provocaron altercados de orden público promovidas por diferentes asociaciones soberanistas en las que se produjeron numerosos daños y desperfectos uno de los principales medios para convocar estas movilizaciones fue la red social Twitter.

Rufián animando a la multitud / GUARDIA CIVIL

Los máximos responsables de las formaciones Òmnium cultural y Asamblea Nacional catalana Jordi Cuixart y Jordi Sánchez movilizaron a la ciudadanía para dificultar y o impedir las tareas de las comisiones judiciales.

El informe concluye que los voluntarios no hicieron un pasillo para abrir paso a la comisión judicial. De hecho, Jordi Sánchez publica un mensaje en Twitter convocando a la movilización frente al departamento de economía y pública también un mensaje en el que indica que un pasillo realizado por voluntarios de ANC no tiene como fin abrir paso a la comisión judicial encerrada en dicho organismo.

No ayudaron sino que entorpecieron

Dice el informe que "No se aprecia ningún mensaje en el que se pida que no se violenten los vehículos oficiales en los que la comisión judicial llevó a la rambla de Cataluña ni que se facilite la salida de los componentes de la misma

ANC y Omnium Cultural "dirigieron las concentraciones ciudadanas indicando cuándo, cómo y dónde debían producirse las concentraciones". Manifestaciones que "tenían como finalidad atentar contra el ordenamiento jurídico impidiendo la actuación de las FCSE, así como ejercer una presión social sobre el poder judicial en las decisiones que sobre este proceso pudieran adoptar".

En las llamadas intervenidas - dice el escrito - "los investigados llegan a afirmar que fue gracias a estas multitudinarias manifestaciones lo que impidió las detenciones de otros miembros del Gobierno catalán". Concentraciones utilizadas "para conseguir el apoyo institucional de otros países del entorno europeo, tal y como aparece en la hoja de ruta intervenida en el registro del Secretario de la Vicepresidencia de Hacienda Josep María Jove Llado.

El informe incluye los mensajes en las redes sociales de los dirigentes independentistas con indicaciones parar abrir escuelas; evitar la entrada policial en los colegios electorales; instrucciones sobre qué tipo de resistencia ofrecer antes y después de votar.

Elementos comunes detectados por la Guardia Civil el 1 de octubre

Dos elementos comunes detectados el 1 de octubre. La resistencia, convocada en twitter a través de la ANC y ómnium, y también por sus dirigentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, poniendo en peligro la integridad de los congregados y de los agentes; y un segundo elemento común “apreciado en la gran mayoría de los casos, que fue la actitud pasiva exhibida por los Mossos, que se mantuvieron al margen de cualquier actuación desarrollada por la Guardia Civil, evitando intervenir incluso en los casos en los que los agentes eran agredidos, llegando incluso a increpar y enfrentarse a alguno de los guardias que se encontraban en el lugar”.

41 actuaciones

La Guardia Civil detalla que ejecutó un total de 41 actuaciones en otros tantos colegios electorales el 1 de octubre en las provincias de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona, y en ninguno de los centros educativos obtuvo el apoyo de los Mossos de Esquadra, que en todo momento mostraron una actitud "pasiva" según el informe. No solo eso, los agentes detallan cómo en algunos casos los Mossos llegaron a increparles o no les defendieron cuando eran agredidos. Como ejemplo, el atestado de la Guardia Civil muestra a un cabo de los Mossos al que identificaron en un colegio de Barcelona, quien les espetó, según el escrito, que no les reconocía como autoridad ni reconocía al Tribunal Superior de Cataluña y que solo obedecía "las órdenes del mayor Trapero".

Fotogalería de los incidentes de referéndum ilegal del 1 de octubre / Archivo

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?