¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Síguenos Sigue la información sobre Televisión en Twitter Sigue la información sobre Televisión en Facebook
Televisión

David Fincher se mete en la mente de un asesino en serie en 'MINDHUNTER'

El nuevo thriller del director de 'Seven' y 'El club de la lucha' llega este fin de semana a Netflix

Jonathan Groff, protagonista de 'Mindhunter'. / ()

Dexter, Hannibal, True Detective, The Following, The Bridge... Todas estas ficciones tienen un elemento en común: los asesinos en serie. Esta temática está muy de moda en la última década en televisión. Sin embargo, Mindhunter, el nuevo thriller de David Fincher que llega a Netflix este fin de semana, apuesta por un punto de vista poco explorado hasta la fecha.

En Mindhunter no se verán persecuciones ni las escenas de acción policial típicas de este género. El director de películas de éxito como Se7en, El club de la lucha o Zodiac decidió que lo importante no era mostrar cómo son los asesinatos y sus investigaciones, sino analizar la mente de los psicópatas que están detrás de ellos. El énfasis no está en encontrar al asesino, sino en la psicología de sus acciones.

La serie comienza en 1977, año en el que David Berkowitz fue arrestado por los crímenes del "hijo de Sam" (que existieron en realidad), en los que asesinó a 6 personas e hirió a otras 7.

Jonathan Groff (conocido por su papel en Looking) y Holt McCallany (El club de la lucha) son los responsables de dar vida a Holden Ford y Bill Tench, un par de agentes del FBI encargados de estudiar el funcionamiento de la mente de los asesinos en serie para así poder resolver crímenes actuales y prevenir crímenes futuros.

Ford, preocupado por el aumento de criminales cuyas acciones son irracionales y con los que no se puede razonar, busca en la sociología la respuesta a los males de la sociedad americana, molesta tras la guerra de Vietnam y el escándalo del Watergate. Ford se lo plantea al ver que "el mundo apenas tiene sentido, por lo que los crímenes tampoco".

David Fincher, que ya arrancó House of Cards en Netflix en 2013, produce junto a Charlize Theron este thriller que recuerda mucho estéticamente a sus grandes éxitos cinematográficos y que promete ser una de las series imprescindibles de este otoño. Tal ha sido la recepción en las críticas especializadas, que Netflix ya le ha concedido la renovación por una segunda temporada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?