¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El rector de la Politécnica propone eliminar el grado de Ingeniería Civil

Los alumnos creen que la supresión es injustificada y se sienten estafados. Desde la dirección de la UPM se argumenta que es necesario clarificar su oferta académica.

El millar de alumnos que estudia Ingeniería Civil (el título que sustituyó a la antigua Ingeniería Técnica de Obras Públicas) en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha comenzado el curso con la sorpresa de que el rector, Guillermo Cisneros, baraja suprimir el grado que estudian a partir del próximo curso. El rector ha propuesto que no haya nuevos matriculados en junio, lo que en la práctica supone la extinción de la carrera.

Cisneros expuso en una charla a los estudiantes el pasado 5 de octubre los motivos por los que proponía la desaparición de Ingeniería Civil. El rector explicó que la titulación no cuenta con la acreditaciones ABET ( (Accreditation Board for Engineering and Technology) y EURACE que sí tiene, sin embargo, Ingeniería Civil y Territorial ( la antigua Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos) que se seguirá impartiendo en la UPM. El rector detalló los beneficios que tienen esas acreditaciones en cuestiones de movilidad de estudiantes o para acceder a un máster que también lo tenga.

Los alumnos replican que esas acreditaciones son un complemento. No es algo imprescindible ni para estudiar, ni para trabajar: "La acreditación ABET es un simple sello de calidad", explica uno de ellos que ha pedido no ser identificado. "No es necesario ni para el ejercicio profesional ni para nada. Simplemente dice que nuestro grado tiene cierta calidad pero no significa que un grado que no la tenga no tenga calidad para poder ejercer ". "Muchos compañeros están trabajando en el extranjero con títulos sin ninguna de estas acreditaciones. Tenemos compañeros en Inglaterra, Francia, Alemania... ", explica otro también bajo la condición de anonimato. "Esta acreditación es un sello de calidad que lo que te permite es una entrada más fácil a un máster desde un grado que también la tenga", insiste.

Los estudiantes defienden también las ventajas que creen que tiene su grado frente al título de ingeniero civil y territorial: "Son grados enfocados de forma distinta: uno al ejercicio profesional (civil) y otro hacía el máster (civil y territorial). Uno tiene una enseñanza más teórica y el nuestro es más práctico. Además Civil y Territorial sólo te permite conseguir una de las tres atribuciones profesionales de la Ingeniería Civil ( construcciones civiles, transportes o hidráulica) mientras que en nuestro grado terminas con dos".

Guillermos Cisneros, rector de la Universidad Politécnica de Madrid / Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

El rector Cisneros quitó importancia en su intervención ante los alumnos a las atribuciones profesionales: "Es algo que sirve para el ejercicio libre la profesión", aseguró. El presidente del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas e Ingenieros Civiles (CITOPIC), Carlos Dueñas, ha enviado una carta al rector de la UPM defendiendo la importancia de las atribuciones profesionales y pidiéndole que rectifique.

El vicerrector de comunicación de la UPM, Francisco Javier Jiménez Leube, insiste , sin embargo, en que esas atribuciones no son importantes: "Las universidades somos competentes en la formación académica y tenemos que garantizar que la formación de nuestros egresados es la mejor que le podemos dar. La cuestión profesional está en otro ámbito. Hay unas órdenes ministeriales que establecen que si una determinada titulación cumple con unos determinados requisitos que se marcaron en 2009 ese titulado puede acceder a una formación regulada. Pero no podemos mezclar las dos cosas", explica. "El 90% del trabajo que hay ahora mismo no está en la profesión regulada, ni en la firma de proyectos. El empleo está en las empresas y las empresas no están mirando la atribución profesional que tiene un titulado sino su formación. ¿Por qué estamos limitados por una cuestión profesional de atribución a la hora de diseñar un título académicos en el siglo XXI?", concluye.

Otro vicerrector, el de calidad y eficiencia, Alberto Garrido argumenta que si está pensando en suprimir la titulación de ingeniero civil es para clarificar la oferta académica. Asegura que tener dos títulos con nombres idénticos (Civil y Civil y Territorial) resulta muy confuso y está perjudicando la demanda de ambos grados: "La universidad tiene que hacer una oferta clara en el ámbito de la Ingeniería Civil. No es clara en este momento y tenemos que ordenarla entre otras cosas porque el cupo de alumnos que están entrando no llegan a llenar ninguno de los títulos en el ámbito de la Ingeniería Civil.

Los alumnos recuerdan los elogios del propio Cisneros hace pocos meses respecto a los titulados en Ingeniería Civil: "Fue el mismo rector el que dijo, en la promoción del año pasado, que el trabajo de los alumnos que salían de aquí era muy valorado por las empresas y, por sorpresa, este año ha cambiado totalmente el discurso". Además temen que la extinción del grado que estudian perjudique sus expectativas laborales: "Imagínate que estás en una entrevista de trabajo y te dicen: no existe tu grado. Y tú tienes que dar la explicación de que sólo ha habido una promoción o dos (no sabemos cuántas va a haber) y se cerró". En los estudiantes hay muchos nervios, temor y sensación de estafa. De ellos y de sus familias: "Aquí los únicos afectados no somos los alumnos sino todas las familias que están respaldando nuestros títulos y los están financiando,  y peor aún todos los alumnos que están trabajando para pagarse los estudios". La Junta de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Civiles ha emitido una nota en la que reprocha al rector su intención de que no haya nuevos matriculados y en la que le recuerdan sus promesas electorales de hace menos de dos años.

La UPM asegura que, si finalmente se suprime el grado, los estudiantes podrán terminar  sus estudios en un "tiempo razonable" , aún por concretar,  y en las mismas condiciones pero ellos no se fían de nada: "No estamos seguros de que nos esté diciendo la verdad, de que podamos terminar nuestro grado en nuestra escuela y con nuestro plan de estudios. No nos ha garantizado nada y la mayoría de alumnos ya se ha puesto a mirar otras universidades". 

El rectorado añade que busca distintas soluciones, en colaboración con la Escuela de Ingenieros Técnicos Civiles, incluido un cambio de nombre para la titulación  y que la decisión aún no es definitiva. Tendrá que serlo, como muy tarde, antes de principio de año cuando la UPM concrete su oferta académica para el curso 2018/2019.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?