Anna Magnani, el adiós de una diva del cine

Arantxa de Juan escribe, dirige e interpreta "Magnani aperta" abriendo las puertas de su propia casa

Magnani aperta /

Es 31 de agosto de 1973. Anna Magnani (Roma 1908-1973), enferma de cáncer, espera a su hijo Luca para ir al hospital. Pocos días después muere. Son sus últimas horas en casa, en las que repasa con lucidez una vida marcada por el abandono y por la continua búsqueda de reconocimiento. Lo explica Arantxa de Juan, la actriz que la interpreta "esta mujer tiene la vitalidad de la superviviente. Sí, le pasan cosas malas, desde luego no ha podido tener una vida más desgraciada, pero se ríe, disfruta y ama su trabajo".

Arantxa de Juan escribe, dirige e interpreta "Magnani, aperta". Una obra que tiene su origen en Nueva York cuando Susan Batson (coach de actores tan conocidos como Nicole Kidman, Juliette Binoche y Daniel Day-Lewis) le propone hacer este personaje. "Cuando en el año 1988 estudiaba en Nueva York ya me dijeron que me parecía a ella. Entonces empecé a investigar en su biografía y me pareció una mujer interesentísima de la que había que contar algo".

Magnani aperta / Ana Romero

Y aquí la diferencia con otras obras porque Arantxa de Juan abre las puertas de su propia casa para interpretarla. Con un aforo limitado, de apenas veinte personas que, en un recorrido que les lleva desde el dormitorio hasta el salón de la casa, se adentran en la historia de una mujer que luchó por la igualdad de salarios, ganó un Óscar sin apenas hablar inglés y amó locamente sin ser correspondida. "Ella es peligrosa, una mujer que siempre dice la verdad es peligrosa. Una mujer que ríe a carcajadas es peligrosa. Es una mujer muy inteligente y es muy difícil encontrar un hombre a tu altura. Yo creo que Rossellini lo estaba pero decidió que se iba con Ingrid Bergman. Por eso ella se quedó con ese dolor y nunca volvió amar".

El texto repasa los momentos más importantes en la vida de la Magnani, desde el abandono de sus padres hasta la relación con su hijo -motor de su vida- enfermo de polio, con Roma de fondo. Un viaje que Arantxa de Juan explica así "...ella me lleva. De hecho, Nerea Portela que hace de mi enfermera espera cualquier cosa. A veces me río en unas partes, lloro en otras. No sé lo que voy a hacer. Y cuando termino la sensación que tengo es que yo no he hecho nada, que es ella quien me ha llevado por donde ese día le daba la gana". La obra se representa los jueves, los viernes y los sábados en una única función diaria a las ocho y media de la tarde. Las entradas se solicitan en la web www.magnaniaperta.com.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?