¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Hooters abrirá en Castelldefels pese a la denuncia de sus prácticas machistas

El pleno del Ajuntament aprobó una moción crítica con la empresa, pero no impedirá su apertura

Imagen publicada en el perfil de Facebook de Hooters. /

La cadena de restaurantes Hooters ha anunciado la apertura de un local en el municipio de Castelldefels dentro de tres semanas. Tras meses de rumores, un intento frustrado en Viladecans y multitud de críticas por machismo, la empresa ha informado de ello en sus redes sociales y ha publicado una página web (aún en construcción) en la que figura la dirección del local (Can Rabadà 22), situado junto a otros dos establecimientos de comida rápida, cerca del centro comercial Ànecblau.

Hooters es un buen ejemplo de lo que en EE UU se conoce como brestaurant (una palabra compuesta por la unión de breast [pecho] y restaurant). Basta con echar un vistazo a su cuenta de Facebook o sus vídeos de YouTube para darse cuenta de cómo utiliza el cuerpo de la mujer —siempre camareras jóvenes y escotadas— para atraer clientes. Pero en España, debido a las críticas recibidas antes incluso de que abrieran sus puertas, están optando por una estrategia menos agresiva.

No en vano, un responsable de la empresa reconoció ya su temor a que se les plantaran "feministas delante" y, a petición de la Cadena SER, los cuatro partidos con más representación parlamentaria expresaron su opinión sobre el modelo usado por Hooters, recurriendo a adjetivos como "sexista" (PSOE) o "insultante" (PP).

El propio Ajuntament de Castelldefels, en su pleno del pasado 5 de octubre y aún sin la certeza de que Hooters fuese a abrir sus puertas en el municipio, aprobó (con la abstención del PP y los votos en contra de Ciudadanos) una moción de apoyo a un manifiesto del Consell Munipal de les Dones en el que se criticaba que Hooters utilice a las mujeres como objetos y a sus pechos como gancho publicitario.

Pero lo cierto es que en la imagen de cabecera de la web de Hooters Castelldefels no aparece ninguna imagen que recuerde a las de la web original Hooters en EE UU y, en declaraciones a la Cadena SER, el concejal de Igualdad de Castellfels, Alejandro Company, ha asegurado que los responsables de la empresa en España se han comprometido a respetar toda la normativa vigente.

La oferta de Hooters se basa en las hamburguesas o las alitas de pollo, y en la retransmisión de eventos deportivos. El pasado mes de febrero un portavoz de la empresa definía a Hooters como "un casual dining con espíritu "joven, agradable y divertido". Pero aunque su discurso oficial incluya también el compromiso contra el cáncer de mama, hasta ahora no han disimulado lo más mínimo lo que Laura Nuño Gómez, directora del Observatorio de Igualdad de Género de la Universidad Rey Juan Carlos, define como "mercantilización e hipersexualización de la mujer".

Según Company, Hooters Castelldefels planea ofrecer tres posibles uniformes a sus empleadas para que sean ellas quienes elijan: "Uno era un chándal naranja, nada ceñido. El segundo, camiseta de manga corta, pantalones cortos de deporte y unas medias naranjas muy gruesas. Y el tercero,  pantalón corto muy apretado y camiseta sin mangas apretadísima". Antes de la publicación de este artículo, la Cadena SER ha intentado ponerse en contacto, sin éxito, con los responsables de Hooters.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?