¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Expediente JFK, lo que no se sabe del asesinato del presidente

  • El jueves se cumple el plazo para la desclasificación completa de los documentos sobre la muerte de Kennedy
  • Trump, que es el único que puede impedirlo, se ha mostrado dispuesto a su publicación a pesar de la preocupación de las agencias de inteligencia

Es uno de los grandes misterios de la historia de Estados Unidos y está a punto de ser revelado, si el presidente Donald Trump no lo impide. El expediente del caso JFK contiene unos cinco millones de páginas. Aproximadamente, el 88% de los registros han sido ya desclasificados. Otro 11% se ha revelado parcialmente, hay partes “sensibles” que han sido eliminadas, y solo el 1% de todos los documentos relacionados con el asesinato permanecen clasificados en su totalidad, según la información oficial de los Archivos Nacionales que custodian el expediente.

El Congreso aprobó en 1992 la Ley de “recopilación de documentos del asesinato de JFK” (Kennedy Assassination Records Collection Act), que dice que los documentos deben ser divulgados, a más tardar, 25 años después de la firma de la ley. Esa fecha es el 26 de octubre de 2017. El presidente es el único que puede autorizar una nueva retención, que durará otros 25 años. Donald Trump ha dicho que permitirá que los documentos sean revelados “a la espera de recibir más información”.

La Casa Blanca espera la opinión de las agencias federales de inteligencia, que pueden presentar una apelación formal para que no se publique la documentación. Fuentes del Consejo de Seguridad Nacional aseguran a la prensa estadounidense que varias agencias federales están pidiendo al presidente que no divulgue cierta información alegando motivos de seguridad nacional, relacionada “con las fuentes y los métodos empleados por las agencias”. Según el Washington Post, Roger Stone, un consultor político muy cercano a Trump, asegura que el director de la CIA, Mike Pompeo, está presionando al presidente para que bloquee la publicación de los documentos. Ni la CIA ni el FBI han confirmado si han pedido al presidente que impida que se revele todo el expediente.

El John F. Kennedy murió de dos disparos el 22 de noviembre de 1963 ejecutados, según la versión oficial, por Lee Harvey Oswald, un ex marine arrestado a penas una hora después del disparar contra la caravana presidencial. Oswald fue detenido, en un principio, por el asesinato de un policía, miembro del contingente que se desplegó por toda Dallas para detener al agresor del presidente. El ex marine estaba fichado por los servicios de inteligencia, sospechaban de sus pasos, había vivido en la Unión Soviética en plena Guerra Fría. Oswald negó su responsabilidad en la muerte del agente y, durante su traslado a prisión, el 24 de noviembre, fue asesinado a tiros por Jack Ruby, dueño de un club nocturno que supuestamente pretendía vengar a Kennedy. La comisión que investigó el asesinato concluyó que Oswald había actuado solo y no formaba parte de ninguna trama comunista internacional.

Ese 1% del expediente clasificado son 3.100 documentos relacionados con el viaje que Oswald hizo a México en septiembre de 1963, dos meses antes del asesinato de Kennedy. Investigadores de este caso creen que estos documentos muestran que tanto la CIA como el FBI habían monitoreado las actividades de Oswald en México, conocían sus reuniones con espías soviéticos y cubanos, sabían de las intenciones del marine y no hicieron nada para evitarlo. Unos teóricos de la conspiración apuestan a que la CIA va a impedir que se revele el asesinato expediente porque aseguran que la Agencia entrenó y ordenó el asesinato a Lee Harvey Oswald, el único culpable del crimen; otros aseguran que las agencias conocían el complot y no lo impidieron.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?