¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Esther Ferrer: "El arte es mi único espacio de libertad"

La pionera de la performance en España recorre su trayectoria en la exposición 'Todas las variaciones son válidas, incluida esta', del Museo Reina Sofía

"Creo que el arte es el único espacio de libertad que tengo, es el único espacio en el que me lo puedo permitir todo y la única persona que decide si es bueno, malo, interesante o no soy yo, y asumo esta responsabilidad". Es Esther Ferrer (San Sebastián, 1937), pionera de la performance y el arte de acción en España, Premio Velázquez y Premio Nacional de Artes Plásticas. La artista recorre su trayectoria desde los años 60 a la actualidad en una exposición llamada 'Todas las variaciones son válidas, incluida esta', organizada por el Museo Reina Sofía en el Palacio de Velázquez del Parque del Retiro.

La muestra, comisariada por Laurence Rassel y Mar Villaespesa, vertebra la obra de Ferrer en torno a la idea de espacio y tiempo, de repetición, de azar y variaciones, de fragilidad y movimiento. Para Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, "en Esther Ferrer el concepto del tiempo es como serialidad, como repetición, pero también implica la alteridad y lo imprevisto; y este juego entre el azar y lo sistemático está en su obra". Sobre el espacio, añade: "tiene poco que ver con la escultura y sí mucho con la performance, con los ritmos, con lo musical, y remite a la fragilidad, al humor y al aspecto combativo".

Esther Ferrer

Y vemos su conocida serie fotográfica 'Autorretrato en el tiempo' en la que Ferrer va ensamblando imágenes simétricas de su rostro, imágenes que pertenecen a distintos años de su vida. O sus famosos 'Juguetes educativos', pistolas de plástico de colores en cuyo cañón Ferrer inserta penes. Porque el feminismo es una presencia fundamental en su vida y su obra: "soy feminista mientras sea necesario y me encantaría que no lo fuera porque es muy incómodo muchas veces".

Ferrer añade que últimamente le preocupa que "en cuanto hay una situación económica o social difícil, la primera que pierde es la mujer y en este momento tenemos la sensación de que, a pesar de todas las batallas que las mujeres han hecho, no hay nada ganado. El feminismo es una lucha por la libertad, no solamente de las mujeres: liberándonos las mujeres liberamos a los hombres, que todavía parece que no han aprendido que se pueden liberar por ellos mismos".

Esther Ferrer

"Esta exposición es el hilo de mi vida, aunque no tiene toda mi vida. Todo lo que hago responde a mis intereses, mis necesidades, mi buen o mal humor", dice la artista, y este hilo-exposición acoge acciones, piezas sonoras, vídeo, fotografía, performance o instalaciones como la creada específicamente para el suelo del Palacio, a partir de un nuevo dibujo de su serie 'Poema de los números primos'.

Esther Ferrer, que desarrolló gran parte de su carrera –influida por la obra del músico John Cage- en el colectivo ZAJ, invita al público a usar y activar acciones de esta exposición como ‘Huellas, sonidos, espacio’ o ‘Canon para 4 sillas, 1 mesa y 1 ventilador’. Para ello, la artista ha formado a mediadores del Museo Reina Sofía para que guíen al público que quiera participar en ellas.

Esther Ferrer, a quién Borja-Villel define como “la gran dama de la performance en España”, cree que esta “nació para alejarse del teatro y hoy en día se acerca a él, como si se cerrara el círculo; en esta teatralización de la performance, se teatraliza también al público con su entrada en espacios como este, puede que sin querer estemos en un área de conformismo”.

En una de sus acciones, Esther Ferrer se pregunta: ¿Qué es una performance?, ¿un género?, ¿un híbrido?, ¿una expresión artística?, ¿un cuento chino?, ¿un desafío?, ¿un timo?, ¿cualquier cosa?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?