¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Borja-Villel sobre el acoso sexual en el arte: "es necesario que se reconozca lo que todos sabíamos"

"Somos artistas, administradoras, asistentes, becarias, curadoras, directoras, escritoras, editoras, educadoras, estudiantes, galeristas, y otras trabajadoras del mundo de arte y hemos sido manoseadas, debilitadas, acosadas, infantilizadas, despreciadas, amenazadas, e intimidadas por los que están en posiciones de poder y controlan el acceso a recursos y oportunidades". Así comienza el manifiesto que firman, entre otras, Laurie Anderson, Cindy Sherman, Tania Bruguera, o Cristina Garrido, y que se suma a la ola de denuncias de abusos sexuales presentadas contra el productor estadounidense Harvey Wenstein y, tras ellas, en el mundo del cine. 

Dos mil firmantes que explican que no les sorprende "que curadores nos ofrezcan exposiciones a cambio de favores sexuales. No nos sorprende que algunxs galeristas idealicen, minimicen y escondan el comportamiento abusivo de los artistas que representan. No nos sorprende que una reunión con un coleccionista o un potencial patrono se convierta en una propuesta sexual. No nos sorprende que se tomen represalias en nuestra contra cuando no nos ajustamos a sus demandas".

Una carta que tiene como origen "una discusión grupal sobre el acoso sexual en nuestro campo, siguiendo las revelaciones recientes de conducta sexual inapropiada" y sobre la que este martes se pronunciaba un hombre que lleva décadas trabajando en el mundo del arte: Manuel Borja-Villel.

El director del Museo Reina Sofía señalaba que "la realidad es que vivimos en una sociedad donde hay una precarización extrema, donde hay todavía acoso sexual, acoso de todo tipo, y es algo que se tiene que denunciar. Donde tal vez es más hiriente es en el mundo del arte, en el mundo de la cultura".

Según Borja-Villel, "si la cultura no es autocrítica, si la cultura piensa que es un mundo aislado de la sociedad, el mundo de la cultura habrá perdido la batalla. Por tanto, que se reconozca lo que todos sabíamos que es una realidad, que es que hay acoso sexual, de mismo modo que se reconoce que hay precarización en el mundo de la cultura como en el resto de la sociedad, me parece absolutamente necesario y fundamental".

El director del museo sostiene, además, que "normalmente, los contenidos del mundo de la cultura suelen ser críticos, progresistas, se habla de la liberación de la mujer, del ser humano, y que esto ocurra en el mundo de la cultura, como efectivamente ocurre, y seguramente más de lo que creemos, el que haya un manifiesto y esto se denuncie me parece importante y nos debería hacer reflexionar a todos sobre esta y otras realidades que no tienen nada que ver con la alta cultura".  Son, añade, "lo que el escritor norteamericano Gregory Sholette llama la materia oscura: lo que no se ve pero que constituye la realidad. Que pensemos en qué consiste esa materia oscura del mundo de la cultura es fundamental".

El manifiesto termina con un llamamiento de las firmantes a "las instituciones, mesas directivas y demás colegas, para que piensen bien cómo juegan, o pueden haber jugado, un papel en la perpetuación de diferentes niveles de inequidad sexual y abuso, y cómo van a manejar estos problemas en el futuro. Ahora somos demasiadas para que se nos silencie o ignore".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?