La expareja de Juana Rivas incumple la orden judicial de entregarle los niños 3 días

La madre de Maracena denuncia a Francesco Arcuri horas antes del juicio sobre la custodia de los menores

Arcuri desacata las órdenes de la justicia y no entrega los niños a Juana Rivas / ATLAS

La historia se repite. Ahora es Francesco Arcuri el que no ha entregado a los dos niños a su madre. Un juzgado italiano concedió a Juana Rivas pasar tres días con sus hijos coincidiendo con el inicio este martes en Cagliari, la capital de Cerdeña, de la vista judicial que debe decidir sobre la custodia definitiva de los menores.

La abogada en Italia de la madre de Maracena consiguió que el tribunal permitiera el reencuentro con sus hijos y que pernoctara con ellos en el hotel donde se aloja. La providencia judicial fue comunicada a las partes el viernes pasado. La letrada María Eugenia Álvarez se pasó el fin de semana intentando ponerse en contacto con los abogados de Arcuri para que el padre pusiera los niños a disposición de la madre a partir del domingo. Fue inútil. No obtuvo respuesta. "Se hicieron los locos", señala la abogada.

Este lunes les dio un ultimátum para que Arcuri entregara a los menores a las siete de la tarde. Pero el padre no apareció. La abogada y Juana Rivas habían decidido anoche presentar ante al policía una denuncia contra el padre por incumplir y desobedecer la orden judicial.

"Juana está desconsolada porque hemos luchado para lograr esa providencia que le da derecho a estar hasta el miércoles por la tarde con sus hijos y Arcuri se la ha saltado con su prepotencia. Esta actitud rompe con la imagen que ha tratado de dar del padre maravilloso que no es", añade María Eugenia Álvarez.

Juana Rivas llegó este lunes a Cagliari y esperaba por la tarde poder recuperar por unos días a sus hijos después de 63 días separados, desde que el pasado 28 de agosto su expareja regresase con ellos a la pequeña isla de Carloforte.

Los abogados de Arcuri justifican su decisión de no entregar a los niños en que "no les dio tiempo a organizarse". Alegan que Juana Rivas les confirmó demasiado tarde que acudiría a Italia al juicio y que quería reunirse con ellos.

Con esta situación comienza este martes a primera hora de la mañana el juicio para decidir quién se queda con la custodia de los menores, si vuelven a Maracena con su madre o si que queda en Italia con su padre condenado en el año 2009 por malos tratos. Hoy comparecerán ante el juez los dos progenitores.

A Juana Rivas la acompaña desde España el también letrado Juan Manuel Pérez quien considera que el proceso penal abierto en Granada contra la madre por los delitos de secuestro y desobediencia judicial no debe influir sobre la decisión de la custodia.

Juana Rivas estuvo fugada durante un mes este verano para evitar entregar a los niños al padre tal y como le ordenaba la justicia española. "Si el juez italiano escucha las razones de Juana, la entenderá" explica Juan Manuel Pérez.

Esta madre de la localidad granadina de Maracena siempre defendió que lo único que hizo fue defender a los hijos de un "padre maltratador" y de un "ambiente violento". Fue "condenada" por sustracción de menores al traerse el año pasado a España a los niños sin la autorización paterna.

Una vez aquí volvió a denunciar Francesco Arcuri por maltrato, una denuncia que estuvo un año paralizada en España y que sigue por cierto sin investigarse. "El ministerio fiscal italiano me ha dicho que no tiene constancia de que les haya llegado" comenta María Eugenia Álvarez.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?