¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una mujer con agorafobia recorre el mundo a través de Google Street View

Jacki Kenny utiliza esta herramienta para vencer su ansiedad

Varias fotografías de su cuenta de Instagram @streetview.portraits / ()

Jacki Kenny, neozelandesa de 43 años, es una artista residente en Londres que sufre agorafobia, un trastorno de ansiedad relacionado con el temor a los espacios abiertos o públicos en los que puede haber aglomeraciones. Como vía de escape, Kenny ha decidido utilizar la aplicación de Google Street View (proporciona panorámicas a nivel de calle).

Un artículo publicado por Verne dice que la artista lleva desde 2016 publicando pantallazos en Instagram (donde cuenta con unos 80 mil seguidores), de imágenes que plasman diferentes lugares del mundo como Mongolia, Sudáfrica, Brasil, Bulgaria o Arizona (Estados Unidos).

"Sufro ansiedad desde hace 20 años. Hace ocho que me diagnosticaron agorafobia, un desorden por el cual temes y evitas los lugares en los que te puedas sentir atrapado, avergonzado o en pánico. Ir al supermercado es un desafío. Ir lejos de casa, mucho peor", dice Kenny en un post de Google publicado en octubre.

Un problema que no ha podido con ella

A pesar de que la agorafobia le limita en todos los aspectos, ella afirma en una entrevista en la BBC que se siente feliz de que gracias a la "era digital", puede 'visitar' lugares que de otra forma jamás habría visto. "Voy a cualquier parte que me transmite algo mágico". En la entrevista apunta que suele elegir fotos con las que se sienta identificada, reflejan sus "propios sentimientos y mi agorafobia".

Kenny asegura que este proyecto de compartir imágenes en esta red social tan popular, le ha ayudado a aceptar su enfermedad sin sentir ira, como antes. Solía trabajar como gerente de una empresa de marketing digital, pero solo asistía a las reuniones si tenían lugar en una oficina que se encontraba a dos minutos de su casa.

Antes de sufrir estos ataques, siempre había soñado "con ser una fotógrafa, pero me había resignado a que esto jamás sucedería. Ahora siento que la enfermedad no me define, yo no soy esa enfermedad, simplemente es una parte de mí".

Las tecnologías le han ayudado a ser más abierta

Lo que comenzó siendo un simple hobby, ha acabado siendo una forma de expresarse y de enfrentarse a este desorden al que ahora le tiene menos miedo.

En un principio solo le contaba las cosas a sus más allegados, a sus familiares, pero ha asegurado a la BBC que abriéndose esta cuenta de Instagram le ha dado confianza para hablar sin ningún temor sobre su enfermedad. "Ahora hay gente de todo el mundo que comparte luchas similares con esta enfermedad. Es increíble".

Por otra parte, Kenny logró este verano asistir a la boda de su hermana en Nueva Zelanda gracias a las sesiones de terapia cognitivo-conductuales a las que está asistiendo para controlar su ansiedad.

 

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?