¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Esto es lo que debes saber si has encontrado estrías blancas en tu pechuga de pollo

Cada vez es más frecuente encontrar este tipo de estrías en las pechugas de pollo

La aparición de rayas es más evidente sobre todo en la tercera imagen. /

Si te gusta el pollo, probablemente hayas descubierto en alguna ocasión pechugas que cuentan con estrías blancas. No, no hablamos sobre la franja blanca de grasa que encontramos en cada pechuga, sino unas pequeñas estrías que aparecen en la parte superior del producto ¿Te has preguntado cómo se producen?

Este tipo de estrías son, según un artículo de Thrillist, basándose en un estudio publicado en Oxford Academic, síntoma de una enfermedad muscular (que no pone en riesgo la salud del ser humano). Una enfermedad relacionada con las modificaciones genéticas realizadas en las aves para que crezcan más rápido y sean más grandes, tal y como explican artículos como (Asmundson y Julian, 1956; Julian y Asmundson, 1963), que hablan sobre afecciones como la distrofia muscular hereditaria o la miopatía nutricional debido a la deficiencia de vitamina E y nutrientes asociados (Dam et al., 1952; Machlin y Shalkop, 1956; Klasing, 2008.)

Una demanda cada vez mayor por el pollo

Cada vez consumimos más pollo, que se ha convertido en la alternativa ideal al cerdo o la ternera. Por esa misma razon, varias compañías, debido al aumento de la demanda de este producto, han optado por realizar modificaciones genéticas para que crezcan más rápido y sean más grandes, ajustándose así a los tiempos de producción requeridos hoy en día. Algunos ganaderos seleccionan razas que pueden crecer en apenas 47 días para alcanzar el peso ideal para ser sacrificado (alrededor de 2 kilos). Mientras tanto, un pollo de granja tradicional en 1912 necesitaba 112 días para alcanzar el peso ideal.

Estas modificaciones genéticas pueden provocar (no siempre se producen) la aparición de estas rayas blancas en la carne cruda de pollo que indican que el animal padece de una enfermedad muscular. Según el grupo activista Compassion in World Farming, estas rayas blancas revelan que la carne tiene un mayor porcentaje de grasa y menos proteína que un pollo que creció en condiciones normales.

Un problema cada vez más frecuente

Por lo tanto, se trata de un defecto de calidad en la carne de los pollos que es cada vez más visible en la industria cárnica. Según un estudio de la Universidad de Bolonia, en Italia, las pechugas con rayas blancas contienen más cantidad de grasa que un pollo normal. No obstante, responsables de la Organización interprofesional de la avicultura de carne de pollo del reino de España (Propollo) han reconocido a Cadena SER que es una cantidad de grasa adicional insignificante, por lo que no afecta a su sabor ni a la pérdida de proteínas.

Mientras tanto, otro estudio realizado por las Universidades de Arkansas y Texas A&M, revelaba que hasta el 96% de las 285 aves analizadas durante su estudio presenta esta enfermedad. Un defecto de calidad que provoca que la pechuga sea más grasa y menos nutritiva, ya que tiene menos proteína de lo normal. A pesar de ello, el pollo sigue siendo una opción saludable.

De hecho, desde la patronal de productores de pollo de Estados Unidos defienden que las líneas blancas tan solo afectan a un "pequeño porcentaje" de toda la carne de pollo y que no tienen ningún efecto sobre la salud de los consumidores ni sobre la seguridad del alimento.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?