¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MADRID FUTURA, EN DIRECTOEl centro de Madrid cambia, ¿estás preparado?

Más de 3 millones de escolares franceses recibirán apoyo gratuito con los deberes

Es parte del dispositivo para reducir la desigualdad en la escuela que ha puesto en marcha el gobierno francés

Reducir las desigualdades desde la escuela es el objetivo del dispositivo de "ayuda a hacer los deberes" que entra este lunes entra en vigor en Francia. El Gobierno invierte este ejercicio 220 millones para apoyar a unos 3 millones de alumnos con cuatro horas a la semana de clase particular extraescolar y gratuita.

Aunque los deberes en el colegio primario, hasta los once años, están prohibidos en Francia, (por ley desde 1956), la práctica es otra cosa. Las tareas son reclamadas en muchos casos por los propios padres o tutores que temen que sus hijos se queden a la retranca en un sistema cada vez más competitivo. La idea de Jean-Michel Blanquer, ministro de Educación del primer Gobierno de Macron, es reducir las desigualdades. La OCDE señala a Francia como una de los países con menor equidad de oportunidades en la educación, pese a que la dotación de este departamento es el mayor del Presupuesto. El dispositivo trata, por otro lado, de reducir el fracaso escolar que afecta a 110.000 jóvenes cada año.

Las familias con padres con alta formación, por un lado, y las que tienen recursos, tienen más facilidad para proporcionar soporte extraescolar a sus hijos. Las academias privadas con ofertas de clases particulares se multiplican por eso en Francia.

El programa se aplicará para empezar con niños de 11 a 15 años, la idea es extenderla a todos los ciclos. En un principio ofrecerán este apoyo 7.100 colegios, abarcando al 25% de esta edad escolar, más de 3 millones de adolescentes.

El mayor reto, dicen los profesores, será lograr que acudan a este soporte gratuito y voluntario los que más lo necesitan. Estos son a menudo niños de familias que no se ocupan mucho de ellos por lo que no les impulsarán a aceptar las clases. Las asignaturas más demandadas para el apoyo son Matemáticas y Francés, en un primer ciclo, luego también Física y Química.

Están involucrados en el dispositivo los docentes, a los que se retribuirá por horas suplementarias. Habrá también maestros retirados, padres voluntarios y se implicará también a unos 7.000 estudiantes en servicio cívico a los que se les pagará solo de manera simbólica, pero se espera que la experiencia inspire a algunos de ellos a convertirse en maestros.

Otra de las novedades que entran en vigor durante este ciclo escolar es la reducción del número de alumnos -máximo de doce- en los barrios con dificultades que suelen ser los que acogen mayor número de inmigrantes.

Esta gran promesa electoral de Macron ha sido bien acogida, en contraste con otras dos iniciativas que suponen una vuelta atrás sobre las reforma llevadas a cabo durante la legislatura del presidente socialista Hollande.

Si buena parte de los docentes piensan que la repetición de curso no sirve para mucho y estigmatiza a los alumnos (opinión que comparte la OCDE), Blanquer la considera “una oportunidad” para los alumnos que no superen las pruebas.

Otra iniciativa que retrocede es la semana escolar generalizada de 5 días. El ministro ha dejado libertad a los ayuntamientos y muchos han vuelto a introducir el miércoles como vacaciones, libre de clases.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?