¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Condena pionera al BBVA: un cliente pagó 175.000 euros por un piso que no se terminó

Una sentencia firme obliga a un banco a devolver los 175.000 euros de hipoteca que tuvo que pagar un cliente por un piso en Figueras que nunca se construyó

David venció a Goliath en una sentencia pionera en España. La Audiencia de Girona ha condenado al BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria) a devolver a un vecino de Figueres (Girona) todo el dinero que ha pagado a este banco por un piso que compró sobre plano pero que no se terminó de construir. La vivienda es uno de los diez pisos de un edificio de la Avenida Salvador Dalí que un empresario de la construcción proyectó de acuerdo con Caixa Terrassa, entidad absorbida por el BBVA. Con el estallido de la crisis, el promotor se declaró en quiebra y dejó colgadas 9 personas que habían pagado un anticipo.

La obra se abandonó sin terminar y los futuros inquilinos se quedaron sin piso y sin el dinero que habían avanzado. Uno de ellos, incluso, formalizó la compra y pidió un crédito de 175.000 euros para poder adquirir la vivienda en la misma caja que financiaba la obra. Durante 10 años ha estado pagando las cuotas mensuales de esta hipoteca. Este vecino es el que denunció la entidad financiera y el que después de 6 años luchando en los juzgados, ha conseguido que la justicia le dé la razón con una sentencia que ya es firme. "Estoy que no me lo creo" ha explicado la víctima, David García, en declaraciones a la SER: "El director del banco estaba compinchado con el promotor y cuando iba al banco para intentar encontrar una solución me cerraba las puertas en las narices. Por ese entonces, yo era un novato que acababa de terminar la carrera de derecho y todo esto ha sido un auténtico máster".

La pesadilla del demandante, que efectivamente es abogado, comenzó hace más de una década. En marzo de 2007 concretó ante notario la compra de este piso con el promotor "El Serrat de Portugal" y el director de Caixa Terrassa en Figueres. La obra estaba pendiente de ejecución y estaba financiada -y, por tanto, supuestamente avalada- por la caja. No sólo eso: el mismo director de esta entidad financiera actuaba como intermediario y era el encargado de captar compradores entre los clientes de la sucursal. Se sospecha que, por cada piso colocado, el promotor le pagaba un 5% de comisión. También alguna mariscada. Se calcula que habría cobrado unos 24 mil euros en total. Dicho de otro modo: el director de Caixa Terrassa en Figueres jugaba a dos bandas y hacía un negocio redondo. Redondo pero indecente porque, según el demandante, este directivo le endosó la vivienda cuando ya tenía la certeza de que no se terminaría de construir, porque sabía que el promotor estaba a un paso de la quiebra. Y así fue.

10 años pagando un piso donde no podía vivir

SERGI CABALLERO

El promotor se declaró insolvente y la caja se quedó el edificio pero se negó a terminar la construcción. La situación era surrealista: el demandante se quedó sin casa pero tenía que pagar religiosamente cada mes las cuotas del crédito al mismo banco que se negaba a finalizar la obra. El resto de compradores renunciaron a los anticipos que habían pagado al promotor, dando el dinero por perdido, pero él estaba atado de pies y de manos. Los responsables de la entidad financiera nunca se quisieron reunir con los afectados.

El caso saltó a la prensa en 2011, cuando este abogado figuerense decidió demandar por estafa por la vía penal al director de Caixa Terrassa, cuando esta entidad quedó integrada dentro del grupo Unnim -absorbido poco después por el BBVA-. Esta querella sigue su curso, porque el juez ve indicios de delito, a pesar de que el banco está intentando que se archive por todos los medios. También presentó una demanda por la vía civil. En 2015 su perseverancia dio frutos y el juzgado de primera instancia 4 de Figueres condenó al banco a devolver al comprador todo el dinero pagados y el IVA. La sentencia, que ahora ha ratificado la Audiencia de Girona, obliga definitivamente al BBVA a cancelar el crédito de su cliente.

Esta sentencia no entra a valorar la conducta del antiguo director de esta sucursal -una vez el caso saltó a los medios de comunicación, el banco lo despidió-. Sí que indica que hay pruebas abundantes que demuestran que la entidad financiera sabía en todo momento cuál era la situación de esta promoción de pisos y que, sin embargo, estafó su cliente. Un cliente de toda la vida que ha vivido más de una década con el agua al cuello, haciendo equilibrios financieros para poder pagar dos cuotas: la de la hipoteca para esta vivienda inhabitable y la del alquiler del piso donde hasta ahora ha estado viviendo. La historia de muchas y muchas familias catalanas que confiaban en sus entidades financieras y han sido engañadas sin escrúpulos.

Pero la cosa no ha terminado aquí. Con esta rendija abierta, 4 de las personas que pagaron el anticipo al promotor y lo habían dado por perdido ahora también se han animado a denunciar el BBVA para recuperar el dinero. Y tienen muchas posibilidades de conseguirlo. Y la querella penal contra este banco y contra el antiguo director de la sucursal en Figueres sigue su curso. Una nueva condena puede acarrear penas de prisión.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?