¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Cómo cortar cebollas sin llorar

Después de haber probado un montón de trucos, Cristina Pareja nos recomienda los tres más efectivos

Las cebollas son uno de los ingredientes básicos del recetario español. Las utilizamos en guisos, en ensaladas, en sofritos... ¡En casi todo! Algunos hasta la usan para preparar tortillas de patatas... y lo hacen a pesar de que nos hacen llorar.

El motivo de esas lágrimas no es sentimental, por supuesto. Se debe al sulfóxido de tiopropanal, una sustancia con la que las cebollas se defienden de sus depredadores que, en este caso, somos nosotros.

Para lidiar con esas molestias circulan un montón de trucos, algunos de ellos un poco esotéricos, pero no todos funcionan igual de bien y otros, como el de cocinar como gafas de buceo, no son demasiado prácticos...

Cristina Pareja, la experta de Play Gastro en cocina práctica, se queda con estos:

Si sigues llorando es porque quieres. / GETTY

  1. El cuchillo. Hay que tenerlo bien afilado para poder practicar un corte limpio. Eso evitará que la corteza se resquebraje y no notaremos las moléculas volátiles.
  2. El frío. Basta con ponerlas un rato antes en la nevera. Eso endurece la corteza y resultará más fácil y rápido cortarlas. Lo más recomendable, de todas formas, es guardarlas en un lugar fresco y consumirlas cuanto antes.
  3. El agua. Si mantienes el cuchillo mojado evitarás que salten las moléculas, pero es necesario ir mojándolo varias veces.
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?