¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un error administrativo permitió al asesino de Texas comprar armas

La ley federal prohíbe la venta de armas a los condenados por delitos de violencia machista pero el FBI no tenía constancia de que el exmilitar había sido condenado por agresión a su pareja y a su hijo

La iglesia baptista donde se produjo el tiroteo /

Devin Kelley compró armas en dos ocasiones legalmente porque su nombre no apareció en el registro criminal que consultó Academy Sports + Outdoors, la tienda de San Antonio donde las adquirió. Si la Fuerza Aérea hubiera comunicado los antecedentes penales al registro del FBI, le hubieran prohibido la compra de las armas.

El Departamento de Defensa ya ha abierto una investigación para saber dónde falló el procedimiento. Kelley fue condenado por un tribunal militar en 2014 a un año de cárcel por agredir a su pareja y al hijo de esta. Según la ley federal está prohibido vender armas a alguien con antecedentes penales por este tipo de violencia. El agresor salió además de la Fuerza Aérea por comportamiento conflictivo.

Kelley entró en la iglesia de Sutherland Springs donde cometió la masacre vestido completamente de negro, con un chaleco táctico, y abrió fuego con un rifle semiautomático. Tenía además dos armas cortas.

Los congresistas han pedido al Secretario de Defensa, Jim Mattis, que informe de los casos de condenas que existen dentro de las fuerzas armadas para cotejar que se han documentado adecuadamente en los registros del FBI.

La hipótesis de la violencia doméstica

Las autoridades texanas creen que una venganza familiar está detrás de las motivaciones que este joven, de 26 años, tuvo para cometer la masacre. Esa misma mañana mandó varios mensajes de texto a su suegra, que acudía a la iglesia baptista contra la que abrió fuego, matando a 26 personas e hiriendo a otra veintena.

De las personas heridas todavía hay diez en estado crítico, entre ellas tres niños. El pueblo de apenas 630 habitantes sigue conmocionado por la pérdida de sus vecinos. Una mujer embarazada de cinco meses y tres de sus cinco hijos, un bebé de 18 meses, un anciano de 77 y ocho miembros de una misma familia están entre las víctimas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?