'Ahora, tu país', nuevo lema del PSOE tras su renovación interna

  • Ferraz llega con nuevo lema al Comité Federal de este sábado, el primero tras el regreso del secretario general
  • El líder socialista se presenta de nuevo ante el partido reforzado internamente tras los congresos federal y regionales y también por su estrategia de apoyo al Gobierno en la aplicación del artículo 155 en Cataluña
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. / Javier Belver (EFE)

La última vez que se reunió el Comité Federal del PSOE fue el 1 de abril. Fue una cita casi de trámite para activar las primarias en la que ya no estaba Pedro Sánchez y tampoco nadie lo mencionó en las intervenciones a puerta cerrada. Desde el traumático 1 de octubre en el que el secretario general socialista perdió una votación en el máximo órgano de decisión del partido y terminó dimitiendo, muchos dirigentes se habían resituado y muy pocos o ninguno sabía si realmente Pedro Sánchez iba a terminar dando el paso de pelear de nuevo por el que fuera su despacho en la cuarta planta de la sede de Ferraz.

Lo hizo, se presentó a las primarias, ganó frente a Susana Díaz y este sábado, siete meses después de la última vez, convoca a un Comité Federal que se parece en muy poco al de entonces: cuenta con una abrumadora mayoría de integrantes alineados con el líder y su Ejecutiva que, sin convocar a ningún otro estamento del PSOE, ha lidiado con la crisis constitucional de los últimos meses por la amenaza independentista en Cataluña. Su nuevo poderío orgánico y su decisión de situarse al lado del Gobierno en la intervención del autogobierno catalán sitúan a Pedro Sánchez en una posición de fortaleza para presentarse ante los nuevos representantes de la militancia socialista y encomendarles la tarea de preparar las elecciones catalanas, europeas, municipales y autonómicas. El objetivo último, insisten en su equipo, es poner rumbo a la Moncloa.

Nuevo lema y nueva etapa más allá de Cataluña

El secretario general comparece ante el conjunto del partido después de que el PSOE haya jugado un papel protagonista en la crisis de Cataluña, situándose al lado del Gobierno frente al desafío independentista. El líder que se impuso en las primarias a lomos del "no es no" a Mariano Rajoy ha recuperado después del verano su interlocución con el presidente del Gobierno, tejiendo incluso un espacio de confianza en torno a la defensa de la Constitución frente a la amenaza de desintegración territorial.

Si en la batalla interna se enfrentó a quienes decían guardar las esencias del PSOE, ahora es Sánchez quien se reivindica como el continuador de una historia del PSOE vinculada a la defensa de la cohesión social y territorial. "Nuestra trayectoria habla por nosotros", repite en los actos públicos de las últimas semanas en la que se sitúa como el líder del partido de la izquierda que presenta una alternativa de gobierno "necesaria". En torno a esta idea gira el nuevo lema de Ferraz, "Ahora, tu país", presentado este viernes como reclamo para esta nueva etapa en la que la dirección federal sostiene que el partido está "cohesionado como nunca lo estuvo en los últimos años".

Poderío orgánico

Y es que puede decirse que la aplicación del artículo 155 en Cataluña ha terminado siendo, así lo reconocen socialistas de distintos sectores del partido, casi un bálsamo para el PSOE tras la refriega interna. Lo que sostienen muchos ahora en las filas socialistas es que el partido está "donde tiene que estar". Esa es la opinión incluso de dirigentes que hicieron campaña activa contra el secretario general, entre otras cosas, porque temían que la reelección de Sanchez terminase podemizando al PSOE.

Hubo un gran desconcierto en el partido a cuenta de los primeros movimientos tras el verano (fundamentalmente por el rechazo a la iniciativa de Ciudadanos para respaldar al Gobierno y el amago de reprobación de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría), pero el líder socialista ha fortalecido su posición, por mucho que en las principales federaciones siguen estando los mismos presidentes autonómicos que le plantaron cara en las urnas del PSOE. A pesar del pulso interno que planteó el sanchismo, ganaron en sus federaciones Ximo Puig (Comunidad Valenciana), Susana Díaz (Andalucía), Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Emiliano García Page (Castilla-La Mancha) y Javier Lambán (Aragón) al tiempo que Javier Fernández, presidente del Principado de Asturias que pilotó la gestora socialista, no se presentó a la reelección.

La victoria de Sánchez acabó con la unidad de acción de los críticos. El susanismo, lo sentenció la propia Susana Díaz a la altura del mes de julio, ya no existe. Resiste, eso sí, el PSOE andaluz: Sánchez no logró colocar a ningún rival interno en las primarias regionales de Díaz ni ha conseguido debilitar su poder en un territorio que ha terminado siendo inexpugnable, por muchos que intentos que hayan hecho los peones del secretario general en Andalucía.

Andalucía cerrará filas

El duelo Sánchez-Díaz fue en primavera, pero las batallas territoriales se han prolongado hasta el otoño a nivel regional y provincial y todavía quedan restos de barro en los zapatos. En algunos niveles intermedios, que han estado movilizados durante meses para arrinconar al contrario, y en la relación entre ambos líderes, cuyo acercamiento real sigue siendo una asignatura pendiente que preocupa a muchos en el PSOE. "Ambos se necesitan y el partido los necesita a ambos", defiende un histórico dirigente.

Muchas miradas estarán puestas este sábado en qué dicen y qué no dicen Susana Díaz y su equipo en su regreso a Madrid, pero fuentes de la dirección andaluza del PSOE anticipan que estos no son tiempos para cuitas internas de ningún tipo. "Estamos de acuerdo con las medidas adoptadas por el secretario general y las elecciones de Cataluña son decisivas para el conjunto del país", explican.

Así que Andalucía cerrará filas como el resto de federaciones. En eso confían en Ferraz que cuenta, tras el proceso interno, con una mayoría de territorios alineados: Pedro Sánchez ha colocado a personas de su confianza en todas las federaciones donde no gobiernan los socialistas además de Asturias (con el paso atrás de Fernández) y Baleares (continúa la presidenta Francina Armengol). En la reunión (también de este sábado) del Consejo de Política Federal buscarán una gran "foto de familia" de todo los barones en torno al líder, respaldando su estrategia.

El Consejo de Política Federal, donde se sientan todos los dirigentes territoriales y que tiene encomendada la tarea de asesorar a la Ejecutiva en la política territorial del PSOE, está convocado a las 10:00, dos horas antes de la celebración del primer Comité Federal desde hace siete meses. Ambos órganos se reunirán, de manera excepcional, en el Museo Arqueológico de Alcalá de Henares, un escenario alejado la sala Ramón Rubial del número 70 de la calle Ferraz donde se vivieron las reuniones más tensas de los socialistas, incluida la dimisión de Pedro Sánchez.