El Gobierno obliga a mover el mercado del gas para intentar frenar el recibo de la luz

Economistas frente a la Crisis cuestiona su eficacia si se prolonga una situación adversa

GETTY IMAGES

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes una medida que busca dinamizar el mercado mayorista del gas natural con el objetivo último de mitigar subidas bruscas en el precio de la luz, ya que toda la electricidad se paga cada hora al precio de la más cara que entra en producción para cubrir la demanda, y en situaciones adversas ese precio lo marcan las centrales de ciclo combinado, que usan gas natural como combustible.

La medida aprobada ahora ya fue anunciada en enero, cuando una ola de frio disparó el consumo eléctrico y la falta de lluvia obligó a incrementar la producción de las centrales de ciclo combinado. Como no había suficiente gas en reserva aumentó mucho su demanda esos días en el mercado mayorista, disparando el precio.

En un intento de mitigar esa situación en el futuro el gobierno establece ahora la obligación de que las empresas con mayor peso en ese mercado -Gas Natural, Fenosa y Endesa- presenten ofertas de forma continuada, para evitar que la escasez de oferta dispare el precio del gas y, de rebote, el de la luz. Contribuirá a "suavizar los picos de precios en situaciones de escasez de oferta", sostiene el gobierno.

¿Efecto sostenido?

Pero expertos consultados por la Cadena SER dudan de que la medida pueda tener un efecto sustancial en episodios sostenidos de alta demanda y escasez de producción con energías renovables, como suele ocurrir en situaciones anticiclónicas en la Península durante el invierno, como en el pasado mes de enero. Algo que puede agravarse en éste porque los embalses están más vacíos y se prevé una caída de la producción hidroeléctrica si no se revierte la sequía.

Jorge Fabra, expresidente de Red Eléctrica, que fue miembro de la Comisión Nacional de la Energía y es ahora presidente de Economistas frente a la Crisis, sostiene que esto puede aliviar el problema solo a muy corto plazo: "Puede resolver el pico de una hora, dos horas o un día. Pero no una alta demanda o un hueco de producción de energía durante un período largo, que es el que vamos a afrontar en el próximo invierno".

Disponibilidad

Las centrales de gas cobran por disponibilidad, aunque estén paradas, como sucede los días de mucha producción renovable. Ese pago -opina Fabra- debería incluir también la disponibilidad de combustible, con la obligación de reservas en cada central para que no tenga que acudir a un mercado mayorista encarecido cuando se dispara la demanda. E insiste en su crítica de que las tecnologías más caras marquen el precio de toda la luz, incluida la de fuentes de producción más baratas, como la hidráulica o la nuclear.

El gobierno tiene en cartera otras dos medidas para intentar contener los precios de la luz: aumentar la obligación de reservas de gas de 2 a 3,5 días de consumo, y modificar las subastas de interrumpibilidad para grandes consumidores eléctricos para su aplicación en situaciones de escasez como las descritas.