¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los barones cierran filas con Pedro Sánchez tras la aplicación del 155

"El PSOE está donde tiene que estar, que es donde yo he estado siempre", sostiene Susana Díaz, rival de Sánchez en las primarias. Ximo Puig, presidente valenciano, elude el apoyo explícito al 155 aunque respalda al secretario general

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión del Comité Federal del partido / ()

Cierre de filas con el secretario general del PSOE. La gestión de la crisis de Cataluña que ha hecho Pedro Sánchez no siempre ha sido vista con buenos ojos por el conjunto del partido pero, tras el apoyo al Gobierno en la aplicación del artículo 155, los barones, con más o menos entusiasmo, respaldan a Sánchez. Lo ha hecho quien fuera su rival en las primarias de mayo Susana Díaz, que ha defendido que la dirección del PSOE está ahora en la posición que ella siempre ha defendido y ha mostrado su apoyo al líder el presidente valenciano, Ximo Puig, aunque sin defender explícitamente la aplicación del 155 que sí que celebran dirigentes como Emiliano García Page, presidente de Castilla La Mancha, o el extremeño Guillermo Fernández Vara, que preside el Consejo de Política Federal.

Quince minutos antes de que comenzara la reunión, convocada de forma excepcional en la monumental Alcalá de Henares, Pedro Sánchez ha llegado a pie a la reunión rodeado de su equipo con el que ha recibido a los secretarios generales. Entre ellos a una Susana Díaz que regresa a Madrid tras su derrota en las primarias con un mensaje de apoyo a Sánchez porque, según ha subrayado, ha situado al PSOE en el lugar que le corresponde. "El PSOE está donde tiene que estar, en la defensa del Estado de Derecho, de la democracia española y es donde yo he estado siempre, entonces estoy contenta de que sea así. No me busquen controversias orgánicas, que España no lo merece", ha defendido la presidenta andaluza en medio de una gran expectación. Se le ha preguntado sobre si ve con buenos ojos el fichaje por parte del PSC de dirigentes procedentes de Unió para las listas del 21-D, pero ahí ha recurrido a la prudencia. No le corresponde trazar, ha dicho, la estrategia electoral de los socialistas catalanes y será "respetuosa" con el PSC.

Más entusiasta con estos movimientos de Miquel Iceta en Cataluña ha sido Guillermo Fernández Vara. A su juicio, hay total sintonía entre los dos partidos hermanos en este momento porque el espacio por el que pelea el PSC, el del socialismo con el catalanismo, es el que reclama la sociedad catalana para iniciar esta nueva etapa. Fernández Vara, que fue el primer presidente autonómico en reconciliarse con Sánchez tras las primarias, ha glosado al secretario general en su estrategia catalana: ha situado al PSOE, según Vara, como "referencia". Y en esa línea se ha pronunciado su homólogo con Castilla La Mancha, Emiliano García Page: "Veo que el PSOE está lejos del vértigo de la irrelevancia de hace un tiempo. Hoy el PSOE se está reconstruyendo desde la firmeza de sus convicciones y creo que el PSC va a ser una sorpresa el 21 de diciembre".

Apoyar al secretario general es lo que ha hecho también el presidente valenciano, Ximo Puig ("en estos momentos Pedro Sánchez tiene que tener el apoyo de su organización", ha defendido) pero se ha cuidado de expresar su respaldo expreso a la intervención del autogobierno catalán, un asunto que divide a los socialistas valencianos que gobiernan con los nacionalistas de Compromís. Con ellos pelean por el espacio electoral en la Comunidad Valenciana.

Ese 155 que el PSOE ha apoyado en el Senado cuenta con el visto bueno del PSC. Así lo ha defendido también este sábado Miquel Iceta, que ha confirmado que ha ido de la mano de Pedro Sánchez en sus negociaciones con Mariano Rajoy. Iceta tomará la palabra después de Pedro Sánchez en la reunión del Comité Federal que se celebra tras la cumbre de los barones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?