¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Fiscalía acusa a Granados de "amurallarse para conseguir la impunidad"

Los agentes Rodríguez Talamino y Caro Vinagre han negado haber proporcionado ningún tipo de información sobre la investigación de la Púnica a Francisco Granados, que declarará mañana a primera hora de la mañana en la Audiencia Nacional

Los guardias civiles niegan el chivatazo a Granados. / ATLAS

Francisco Granados no declarará hasta mañana a las nueve de la mañana, pero su voz ya ha retumbado en la sala que desde hoy enjuicia el chivatazo que casi se lleva por delante la investigación: conversaciones intervenidas en las que explicaba cómo un agente de la Guardia Civil le había comentado que su socio Marjaliza era vigilado. Todo esto después de escuchar a la fiscal del caso acusarle de "amurallarse" en su feudo de Valdemoro en busca de impunidad.

En el trámite de cuestiones previas, la Fiscalía ha justificado la existencia de esta causa, asegurando que Francisco Granados "se rodeó de un grupo de funcionarios, algunos cercanos por trabajar en el Ayuntamiento de Valdemoro, y de fuerzas de seguridad que le amurallaron para conseguir la impunidad de sus accciones", ha dicho sobre el exsecretario general del PP madrileño.

Granados sentado durante la sesión / Alberto Pozas

No ha declarado Granados, que abandonaba la Audiencia Nacional con un gesto algo más tenso que a su llegada, pero sí lo han hecho los otros dos imputados: José Manuel Rodríguez Talamino y José Luis Caro Vinagre, los dos agentes de la Guardia Civil.

"Mis copas me las pago yo"

Entre los dos han hecho un dibujo muy distinto de las sospechas vertidas por la Fiscalía en su escrito de acusación: allí donde el Ministerio Público ve un chivatazo claro durante las fiestas de Valdemoro de 2014 con Talamino acudiendo activamente a Granados, los dos imputados han dibujado a un Francisco Granados preocupándose por un malentendido dialéctico en la barra de un bar. "Mis copas me las pago yo", ha llegado a decir.

"No le hago ningún comentario a nadie", ha dicho Talamino, entonces agente de la UCO, negando haber facilitado información a Granados sobre el dispositivo que él mismo había colocado, pero asegurando que llamó su atención al decirle que había visto compañeros suyos patrullando por Valdemoro. Al día siguiente, en plenas fiestas, fue el exalcalde del pueblo quien le abordó en la barra: "Como le había dicho que la UCO podía estar en Valdemoro me preguntó si yo trabajaba en ese dispositivo".

El agente Talamino en su declaración / Alberto Pozas

Ha sido Caro Vinagre, también imputado por el supuesto espionaje político en la Comunidad de Madrid, quien ha dado desarrollo a esta versión de un Granados preocupado, reconociendo que hablaron por teléfono del tema, pero negando haberle recomendado ocultar sus bienes. "Ni le dije nada ni se me pasó por la cabeza", ha dicho. "Sé a lo que se dedica un poco la UCO, y si están en algo pues le dije, algo habrá, qué le iba a decir", ha añadido.

Mañana será el que fue mano derecha de Esperanza Aguirre el que tenga que dar explicaciones, pero ya ha tenido que escuchar su propia voz en conversaciones en las que comenta el chivatazo con Caro Vinagre: "Me contó una película sin venir a cuento, me dio la sensación de que me lo quería contar", dice en la primera. "Dejaré que me lo cuente hoy", concluye Granados. En otra conversación posterior comenta con Caro Vinagre que "el tema va pa'lante y serio".

Granados pide anular las escuchas

Antes del comienzo de los interrogatorios, el abogado de Granados, Javier Vasallo, ha pedido a la sala la nulidad del proceso por varias razones, alegando entre otras cosas que "todas las intervenciones telefónicas" realizadas son nulas: "Son completamente pre delictuales, en prospección, infringen las reglas más elementales del control judicial", ha dicho. También ha criticado que, por ejemplo, el empresario David Marjaliza no esté en el banquillo al haberse beneficiado del supuesto chivatazo, dejando caer que no ha sido acusado por su colaboración con la Justicia en la pieza principal del caso.

La Fiscalía se ha opuesto a todas sus razones, haciendo especial hincapié en la alegación sobre el empresario: "Si no aparece David Marjaliza es porque no hay elementos" para acusarle, "no hay trato de favor", ha dicho la fiscal Carmen García.

"TIENE UNA PINTA MALA, MALA"

La primera pieza de la Púnica, relativa al supuesto chivatazo, llega a juicio

El abogado de Granados también ha solicitado la nulidad de las intervenciones telefónicas comparando esta pieza de la trama Púnica con la conocida como 'operación Guateque' de supuesta corrupción en el Ayuntamiento de Madrid, en la que después de años de instrucción todos los acusados fueron absueltos tras anularse las escuchas de la Guardia Civil.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?