¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una madrileña denuncia al policía 'Billy el niño' por torturarla hace 42 años

Felisa Echegoyen ha decidido acudir a los tribunales de Madrid para querellarse contra el inspector de la la Brigada Regional de Investigación Social de la Jefatura Superior de Policía de Madrid de la Dirección General de Seguridad, por torturas y delitos de Lesa Humanidad

El exinspector y excomisario del Cuerpo Superior de Policía Antonio González Pacheco más conocido por su apodo de 'Billy el Niño', en una imagen de 1981 (izquierda) y otra de 2013 (derecha). /

El 8 de octubre de 1974, Felisa tenía 26 años y fue detenida "por motivos políticos en un contexto de persecución por parte del Estado español a todas las personas que consideraba disidentes con el régimen dictatorial impuesto por Francisco Franco", según se describe en la querella. Ella asistía a la asamblea de trabajadores que se celebraba en una parroquia del barrio de Vallecas pero la policía político social la detuvo y la trasladó a las dependencias de la Dirección General de la Policía donde fue interrogada por el inspector Antonio González Pacheco alias Billy el Niño,

Detención

Según el relato de los abogados, Jacinto Lara y Manuel Ollé, las torturas fueron continuas incluso en el momento de la detención en su domicilio ya que “como la Sra. Echegoyen comenzó a dar gritos diciendo que la iban a tirar por la ventana, el querellado y sus compañeros de policía, comenzaron a darle golpes más fuertes, puñetazos, manotazos y algún porrazo por todo el cuerpo incluido la cara, procediendo a retirarla de la ventana para que nadie escuchara sus gritos”

Poco después fue trasladada comisaría donde "sufrió un colapso como consecuencia del sufrimiento físico y psicológico extremo provocado por largas horas de interrogatorio, golpes, humillaciones, falta de alimentación adecuada y privación del sueño". La denuncia reconoce que Felisa "deseaba morir dada la situación". Sin embargo, recuerda con nitidez que uno de los policías que le pegaba fue Billy el niño.

Según la querella "la detención y malos tratos sufridos supusieron cambios en su vida cotidiana, obligándola a mudarse de ciudad, separación de su marido por motivos de seguridad que afectaría su relación, pérdida de trabajo y trayectoria laboral. Ha tenido diversos impactos en la posibilidad de desarrollo de una vida normalizada".

Denunciando en Argentina

El inspector Pacheco ya fue denunciado en la República Argentina en una querella por los crímenes franquistas y la Audiencia Nacional española incoó procedimiento de extradición pasiva que finalmente en abril de 2014 fue denegado "por apreciarse que concurría la causa extintiva de responsabilidad criminal de prescripción del delito conforme a la legislación española".

No prescribe

Los delitos de tortura imputados a Antonio González Pacheco, según los letrados que sostienen la querella, "se cometieran en un contexto de delitos de lesa humanidad, esto es, que formaran parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil". El texto añade que "la represión y la violencia fueron pilares fundamentales de la estrategia de los golpistas, tanto para asegurar el triunfo del propio golpe como para el sustento del régimen que se impuso como consecuencia de aquel, y así lograr la sumisión de la población" pare ello "sometieron a diferentes formas de tortura que ya han sido suficientemente descritas. Y todo ello en un contexto de crímenes contra la humanidad cometidos por un miembro de un aparato represor del Estado –del cual formaban parte- que violentaba grave y sistemáticamente el núcleo duro que conforman los derechos humanos, muy especialmente en relación con las personas, que desplegaban una actividad política que se oponía al propio régimen dictatorial".

No afecta la ley de amnistía

Según razona el escrito "recientemente han dicho el Comité de Desaparición Forzada, el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas, el Relator Especial para la promoción de la Verdad, la Justicia, la Reparación y las Garantías de no repetición y el Comité de Derechos Humanos" –todos ellos órganos o mecanismos adscritos al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas-, no existe ninguna norma de impunidad que impida investigar crímenes internacionales, por lo que este debería tener su curso en los Juzgados de Madrid, lugar donde se cometieron los delitos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?