¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La banca destinará más dinero a cubrir posibles impagos de créditos

  • Los expertos advierten de que el impacto se traducirá en préstamos más caros
  • La nueva regulación entra en vigor el 1 de enero y obliga a las entidades a incrementar las provisiones

Fachada del Banco de España en Madrid /

La nueva circular contable de la banca obligará a las entidades a provisionar, a guardar, más dinero ante el posible impago de un crédito.

La principal novedad, que tendrán que incorporar todos los bancos europeos, es que para calcular cuánto se provisiona habrá que hacerlo en base a la pérdida esperada que pueda dejar un préstamo que no se pague. Hasta ahora, la entidad provisionaba de acuerdo a la pérdida incurrida, una vez que el cliente dejaba de devolver ese crédito.

De este modo, según fuentes del Banco de España, se pretende reforzar la capacidad de las entidades para hacer frente a impagos antes de que se produzcan. Además, si tiene lugar ese impago, el banco tendrá que provisionar el crédito durante toda la vida de la operación, en lugar de los 12 meses actuales, para los créditos que pasen a considerarse en "vigilancia especial" (segunda fase), desde los llamados "normales" (primera fase). Aquella etapa es anterior al tercer escalón de la clasificación, donde se colocarán los créditos "dudosos".

Según la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) el impacto en los bancos de la Unión Europea se traducirá en un incremento medio de las provisiones del 13% y restar 45 puntos básicos al capital de mayor calidad de las entidades (CET1). La idea es que los bancos puedan digerir en varios años ese impacto en sus recursos propios para minimizarlo, que en la patronal bancaria española (AEB) aseguran que "no será significativo".

Para el presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Emilio Ontiveros, este aumento de las provisiones "se puede traducir en un escrutinio mucho más riguroso, en un análisis de riesgo mucho más estricto de los nuevos préstamos".

Es más, en su opinión, el cambio no quedará ahí. Según Ontiveros, "no solamente van a ser más selectivos a la hora de conceder préstamos, sino que lo más probable es que también haya un incremento en los tipos de interés aplicados a esos préstamos, porque mayores provisiones significa retener recursos, movilizar menos recursos, y, por tanto, los que se movilicen van a incorporar un mayor tipo de interés, un mayor coste", para el cliente.

Las nuevas reglas del juego entran en vigor el próximo 1 de enero y el Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy la nueva circular contable.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?