¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Brexit

Bruselas y Londres llegan a un acuerdo sobre las prioridades del 'brexit'

  • Juncker cierra con May un acuerdo para negociar el futuro tratado comercial entre la Unión Europea y el Reino Unido
  • El presidente de la Comisión asegura que se han producido "avances suficientes" en los derechos de los ciudadanos, la factura de salida y la frontera con Irlanda del Norte y recomienda ya pasar a la segunda fase de las negociaciones con el Reino Unido

Londres y Bruselas pactan las condiciones del brexit / ATLAS

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la primera ministra británica, Theresa May, han logrado este viernes un acuerdo para cerrar las bases del brexit, lo que permitirá a Londres y Bruselas iniciar las conversaciones sobre las relaciones futuras una vez se produzca el divorcio si así lo aceptan los líderes de la UE el próximo viernes.

"Según el mandato recibido del Consejo Europeo, podemos confirmar que se han hecho progresos suficientes para abrir la nueva etapa de las negociaciones". Son las palabras mágicas y, al pronunciarlas, Juncker sabe que está haciendo posible una futura relación con los británicos para evitar la ruptura total.

"La Comisión está satisfecha de que se hayan logrado avances suficientes en cada una de las tres áreas prioritarias", ha anunciado el Ejecutivo comunitario, en relación a los derechos de los ciudadanos, el diálogo sobre Irlanda y la factura financiera del brexit.

Bruselas recomendará ahora a los jefes de estado y de gobierno de la UE a 27 "concluir que haya avances suficientes en la primera fase" y decidir "si permiten que las negociaciones vayan a la segunda fase" en la cumbre a 27 del próximo 15 de diciembre.

"El resultado de hoy es por supuesto un compromiso, es el resultado de una larga e intensa conversación entre los negociadores de la Comisión Europea y de Reino Unido", ha señalado Juncker en una rueda de prensa conjunta con May, en la que también ha destacado que ha sido una negociación "difícil" tanto para la UE como para Londres.

El jefe del Ejecutivo comunitario ha subrayado que la decisión final "está en manos" de los jefes de Estado y de Gobierno y ha confiado en que "compartan" el punto de vista de Bruselas y decidan avanzar a la segunda etapa de la conversaciones, sobre la futura relación entre ambas partes y el periodo de transición.

Una "mejora representativa" para May

"Hemos trabajado extremadamente duro y no ha sido fácil para ningún lado. Cuando nos reunimos el lunes dijimos que el acuerdo estaba al alcance. Lo que hemos conseguido hoy supone una mejora representantiva", ha expresado Theresa May en la misma comparencencia de prensa.

La primera ministra británica ha celebrado en particular que el artículo sobre los términos principales del divorcio signifique que se pueden iniciar las conversaciones sobre la futura relación entre Londres y Bruselas.

Los objetivos, vistos por la UE y Reino Unido

Sobre derechos de los ciudadanos, Juncker ha subrayado que el acuerdo "recupera" la incertidumbre creada y asegura que los europeos que viven en Reino Unido "seguirán teniendo los mismos derechos una vez se consume la salida de Reino Unido del bloque comunitario.

Por su parte, May ha apuntado que "después de duras conversaciones" ambas partes han cerrado un acuerdo para la factura del brexit que es "justo" para los contribuyentes británicos.

En relación a la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, el presidente de la Comisión Europea ha destacado los "compromisos significativos" de Londres para evitar una frontera "dura", mientras que May ha garantizado que se mantendrán los Acuerdos del Viernes Santo.

El coste económico, calculado en unos 40.000 millones de euros, parece garantizado aunque May y Juncker han eludido entrar en detalles porque el objetivo de este viernes era tan solo garantizar que las dos partes tienen la fuerza suficiente para evitar el portazo.

Tusk pide RESPETO A "la ley de la UE" durante transición

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado que la Unión Europea está dispuesta a negociar con el Reino Unido el periodo de transición para su salida pero con "condiciones", como que el país acate en ese tiempo "la totalidad" de la legislación comunitaria y la supervisión judicial.

El consenso logrado este viernes sobre que se ha alcanzado suficiente progreso en la primera fase de las negociaciones como para poder pasar a la siguiente, ha permitido a Tusk enviar a los líderes de los Veintisiete las directrices para su cumbre del viernes próximo en Bruselas. "Propongo comenzar a negociar el periodo de transición, de manera que los ciudadanos y las empresas tengan claridad sobre su situación", ha comentado.

El Reino Unido ha solicitado una transición de unos dos años, "mientras sigue siendo parte del mercado único y la unión aduanera". "Estaremos dispuestos a discutirlo pero naturalmente tenemos nuestras condiciones", ha respondido Tusk, y ha defendido que durante ese periodo el país "respete la totalidad de la ley comunitaria, incluyendo la nueva", así como "los compromisos presupuestarios" y la "supervisión judicial".

Tusk ha considerado que este enfoque supone una "solución razonable" que va en el interés "de todos nuestros ciudadanos". "Por eso solicito a los líderes que otorguen el mandato para iniciar estas conversaciones inmediatamente", ha señalado.

El político polaco indicó además que a continuación iniciará una "exploración" con el Gobierno británico sobre su "visión futura" de las relaciones cuando el Reino Unido sea un país tercero. "Hasta ahora hemos oído diferentes ideas. Necesitamos claridad sobre cómo ve el Reino Unido nuestras futura relaciones después de que haya dejado el mercado único y la unión aduanera", apuntó.

Por parte de la UE, Tusk ha afirmado que "estamos dispuestos a empezar a preparar una asociación estrecha con el Reino Unido en comercio, pero también en la lucha contra el terrorismo y el crimen internacional, así como en seguridad, defensa y política exterior". Para ello, el Consejo Europeo deberá adoptar líneas directrices adicionales el próximo año.

"Aunque satisfecho con el acuerdo de hoy, que es obviamente un éxito personal de la primera ministra británica, Theresa May, les recuerdo que los más difíciles retos aún están por delante", advirtió Tusk. Ha considerado además que "los comienzos son duros", pero que "construir una nueva relación lo es mucho más", y ha apuntado que, desde el voto de los británicos en referendo para salir de la UE hace ya año y medio, "se ha dedicado mucho tiempo a la parte más fácil de la tarea", de manera que para negociar un acuerdo de transición y el marco de la futura relación "tenemos de facto menos de un año".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?