La sobrecogedora muerte de un oso polar hambriento en un Ártico sin nieve

El equipo que captó las imágenes denuncia las consecuencias del cambio climático

El vídeo del oso polar durante sus últimas horas de vida. / Twitter

Con el objetivo de demostrar las consecuencias del cambio climático en el Ártico, la organización sin ánimo de lucro Sea Legacy, que utiliza la narración de historias y las imágenes para defender el medio ambiente, ha filmado recientemente a un famélico oso polar durante sus últimas horas de vida en una isla en territorio canadiense que se sitúa dentro del Círculo Polar Ártico. Un Ártico que, tal y como se muestra en las imágenes, se encuentra sin nieve.

Unas escenas que han sido compartidas por el fotógrafo de National Geographic Paul Nicklen, fundador de esta organización, que han convertido a este oso en un símbolo de la lucha contra el calentamiento global. Un oso sin apenas fuerza para caminar que vaga sobre un Ártico en el que apenas quedan restos de la nieve que hace unas décadas era la protagonista del lugar.

Un oso que luchó hasta el último momento por sobrevivir

En el vídeo compartido por Nicklen aparece un oso polar con un pelaje irregular, con los músculos atrofiados, que busca comida en un cubo de basura oxidado. No obstante, allí solo encuentra un viejo asiento de una moto de nieve. Asiento que decide comerse ante la falta de alimentos por culpa del cambio climático.

"Es una escena que destroza el alma y que todavía me atormenta", explica Nicklen en su cuenta de Instagram, "pero sé que debemos compartir tanto lo bello como lo desgarrador si queremos derribar las paredes de la apatía". Una escena que ha convertido a este animal en un nuevo símbolo de la lucha contra el cambio climático y que arrasa en las redes sociales.  

El fin de los osos polares

 El fotógrafo ha aprovechado estas imágenes para hablar sobre el final de los osos polares: "Cuando los científicos dicen que los osos polares se extinguirán en los próximos 100 años, pienso en la población global de 25.000 osos muriendo de este modo. No hay tiritas para esto. No hubo salvación para este oso en particular."

Por esa misma razón, Nicklen insta a actuar para revertir esta situación: "La gente piensa que podemos poner plataformas en el océano o podemos alimentar a un oso muerto de hambre. La simple verdad es esta: si la Tierra continúa calentándose, perderemos a los osos y todos los ecosistemas polares. Este gran macho no era viejo, y con certeza murió horas o días después de este momento. Pero hay soluciones. Podemos reducir el impacto del carbón, consumir la comida adecuada, dejar de deforestar nuestros bosques y empezar a poner a la Tierra, nuestra casa, primero".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?