Verona: más allá del mito de “Romeo y Julieta”

Descubrimos los tesoros históricos que oculta esta ciudad italiana al compás de la ópera de Gounod sobre los amantes de familias enfrentadas

El que piense que Verona es sólo el trasfondo sobre el que se proyecta la historia de los Capuletos y los Montescos, se equivoca: la ciudad del Véneto era un centro cultural muy importante mucho antes de que Shakespeare escribiese “Romeo y Julieta”. De hecho, el Imperio Romano, la Edad Media y el Renacimiento fueron algunos de los momentos de esplendor de esta urbe, como lo evidencia cualquier paseo por sus calles.

Fue gracias a la historia shakespeariana, eso sí, por lo que la ciudad de Verona dio el salto a las partituras. Muchos compositores se han atrevido a poner música a la historia de los desafortunados enamorados, pero pocos con tanto éxito como Charles Gounod, que arrasó en los escenarios con su “Romeo y Julieta”, estrenada en 1867, unos cuantos años después de haber conseguido la fama con otra ópera inspirada en un clásico literario, “Fausto”.

Pero la ópera también tiene mucha importancia para Verona porque acoge uno de los “teatros” más espectaculares del mundo. Si visitas la ciudad en verano, haz tiempo para disfrutar de alguna de las obras que se representan en un espacio que tiene nada menos que 2.000 años…

Guía de Verona para amantes afortunados:

El centro histórico de esta ciudad es considerado Patrimonio de la Humanidad; por eso os proponemos un recorrido de ambiente medieval y renacentista a medio camino entre la historia y la leyenda. ¿Nos acompañas?

La Arena de Verona en la Piazza Bra / Getty

Piazza Bra:

La plaza más grande de Verona acoge el ayuntamiento de la ciudad, el Palazzo Barbieri. En ella hay un pequeño un jardín con cedros y pinos que rodea la llamada fuente de los Alpes. Una perfecta manera de iniciar nuestra ruta es tomar el aperitivo en cualquiera de sus muchas terrazas antes de visitar la principal atracción de la plaza: la Arena de Verona.

Arena de Verona:

Se trata de un anfiteatro romano construido en el Siglo I durante el reinado de Tiberio que hoy es sede del famoso festival de ópera que se celebra en la ciudadentre junio y agosto. Con 152 metros de longitud y 123 metros de anchura, en la Antigüedad tenía capacidad para más de 25.000 espectadores. Hoy en día, durante el verano, se representan óperas casi todas las noches en torno a las nueve de la noche; siempre clásicos muy populares, como “Aida”, “Turandot” o “Nabucco”.

Vista de la Torre dei Lamberti / Getty

Torre Dei Lamberti:

Con sus 84 metros de altura, la torre domina el casco histórico de Verona y permite disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad. Verona a vista de pájaro. Una oportunidad para imaginar la ciudad de la época de los Capuletos y Montescos.

El balcón que la leyenda identifica con el de Julieta / Getty

Casa de Julieta:

“Lo Stallo del Cappello” (una antigua casa construida entre el 1200 y el 1300) es visitada por miles y miles de turistas. El motivo es la leyenda popular que considera que ésta fue la casa de la familia de los Capuleto. El famoso balcón, no obstante, se añadió en el año 1928. La leyenda de Romeo y Julieta no cuenta con evidencia histórica alguna, pero eso no impide que cientos de mensajes de amor se escriban en la pared de la entrada como homenaje a los jóvenes amantes.

Tumba de Julieta:

Está ubicada en el interior del Monasterio de San Francesco in Corso, el único que, en el momento en que se ubica la tragedia de Shakespeare, estaba fuera de las murallas, por lo que se considera el único al que Romeo podría haber accedido desde el exilio.

La supuesta tumba de Julieta / Getty

Se trata de nuevo sólo de una creencia popular pero resulta hermoso imaginar que en ese enclave tuvo lugar el trágico final de los amantes de Verona. Así, en una celda dentro de una cripta, se encuentra un sarcófago de mármol rojo que el visitante encontrará abierto y vacío, y al que se identifica como la tumba de la bella Julieta.

Pozo de los amantes:

Además del pequeño pozo que hay frente al balcón de Romeo y Julieta, existe una tradición escondida en las calles de Verona: il pozzo dell amore. En un pequeño un callejón sin salida encontramos el pozo del que cuelgan los candados que han dejado los enamorados. Hay un montón de monedas en el fondo. Sobre el pozo un cartel reza: Getta nel pozzo un solo soldino, pensa un momento al tuo destino, non ti distrarre non far rumore, eccolo… eccolo… arriva l’amore.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?