Una niña roba el niño Jesús en plena representación de un Belén viviente

La oveja decidió convertirse en la gran protagonista del Belén celebrado en una iglesia bautista

La representación del Belén no salió como habían ensayado. / YouTube

Como cada año, la Primera Iglesia Bautista de White Pine de Tennessee, en Estados Unidos, ha celebrado su tradicional representación del nacimiento del niño Jesús. Un acto en el que además de este Belén viviente también se habían programado otros eventos como la actuación de un coro infantil. No obstante, la representación de este año no ha sido como las anteriores.

En esta ocasión, el Belén viviente fue el centro de todas las miradas (y sin duda alguna el evento más comentado de la jornada) gracias a Teegan Benson, una niña de apenas dos años que trató de cambiar la historia del nacimiento del niño Jesús. Una niña, que interpretaba a una oveja, que decidió robar el niño recién nacido para bailar junto a él, algo que no le gustó demasiado a la Virgen María, de apenas tres años.

La 'oveja' que "amaba a los bebés"

En declaraciones a Knox News, la madre de Teegan, Tana Benson, explica que su hija adora los bebés. Por esa misma razón, reconoce que la niña no pudo resistirse a robar el niño Jesús para ponerse a bailar con él. La mujer explica que se echó las manos a la cabeza en cuanto vio a su hija retirando la pequeña manta sobre la que se encontraba el niño Jesús: "Cuando retiró la pequeña manta yo pensé 'Oh, no'."

No obstante, con el objetivo de salvar la situación, la Virgen María, representada por la niña de tres años Collia Weems, decidió quitarle el niño de las manos a su 'oveja' para volver a tumbarlo sobre su cama. Una niña "muy estricta con las reglas", tal y como explica Tana Benson, que solucionó el problema rápidamente: "Weems, quien es muy estricta con las reglas, sabía que Teegan no debía tener al bebé Jesús, por lo que pudo quitarle al niño Jesús de las manos para continuar con la representación.

La actuación se vuelve viral

En un primer momento, la mujer subió el vídeo a su perfil de Facebook para tan solo sus amigos pudieran verlo. No obstante, una mujer que no pertenecía a su grupo de amigos le preguntó si podía compartirlo: "Ella quería compartirlo con la familia de su iglesia".

Dado que la configuración de su perfil no permitía que otras personas vieran el vídeo a menos que fueran amigos de Tana Benson, la mujer decidió cambiar la privacidad de ese vídeo ya que no era "gran cosa". No obstante, el vídeo comenzó a viralizarse hasta superar los diez millones de reproducciones en Facebook. Una divertida anécdota que hizo sonreír a todos los asistentes a la iglesia y a las redes sociales, quienes han compartido el original Belén viviente de la Primera Iglesia Bautista de White Pine de Tennessee.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?