EL CLÁSICO

El Barça tiene la Liga en sus manos

  • El equipo de Ernesto Valverde logra su tercera victoria consecutiva en Liga en casa de su eterno rival
  • Los azulgranas dejan al Real Madrid a catorce puntos y quedan como grandes y únicos favoritos al título

Los jugadores del Barcelona celebran su victoria en el Bernabéu. / ()

Un golpe a la Liga en toda regla. El tercer asalto consecutivo del Barcelona al Bernabéu en el campeonato dosméstico coloca a los de Valverde como únicos candidatos al título en una temporada que arrancaba, precisamente, con muchas dudas en las filas azulgranas.

Neymar se acababa de ir a París, el Madrid le pegó un repaso mayúsculo en la Supercopa de España, Dembélé cayó en Getafe... Y ahora, el Barcelona no solo le ha devuelto el golpe a los blancos, sino que tienen media Liga en sus manos después de imponerse en casa de su eterno rival (0-3).

Isco fue protagonista antes del inicio del partido. Y por algo que no debió hacerle gracia, ya que Zidane decidió que su teórico lugar en el once para el Clásico lo ocupara Kovacic. El equipo blanco no le echó mucho en falta, al menos en los primeros minutos, porque entró en el partido como claro dominador. Tanto, que no tardó en volcar el fútbol hacia la portería de Ter Stegen.

De hecho, el colegiado anuló un tanto a Cristiano Ronaldo cuando se iban a cumplir dos minutos de juego. El portugués estaba en claro fuera de juego cuando remató ante un Ter Stegen con todo el sol de cara. Fue el primer aviso de un Real Madrid que, sin brillar, dominó al Barcelona. Se echó en falta la jerarquía de Busquets, el ingenio de Iniesta y la maestría de Messi. Estuvieron muy desdibujados y el equipo blanco trató de sacar partido de ello entrando por los costados con peligro.

En una de esas, Cristiano tuvo la oportunidad de adelantar a su equipo, pero lanzó una patada al aire que llamó la atención de todo el mundo, como su cara de asombro ante su propio fallo.

El gol anulado a Cristiano en el arranque del partido. / PAUL HANNA (REUTERS)

Carvajal y Marcelo aportaron mucho por esos lados, como también Kroos y Kovacic descolgándose para buscar las espaldas de Sergio Roberto y Jordi Alba. Pero al equipo de Zidane le costó encontrar continuidad a sus jugadas, quizá porque Benzema pareció desconectado del fútbol de los suyos mucho tiempo. Eso sí, antes del descanso cabeceó un balón al palo en una jugada que pudo hacer que su equipo se marchara con ventaja al descanso.

No fue así. Es más, el Barça también tuvo dos oportunidades de marcar pese a ser inferior en la creación de juego. La primera fue para Paulinho, que le ganó la partida a Sergio Ramos al desmarcarse para cazar un centro inteligente de Leo Messi. Keylor Navas sacó la bola con la punta de sus dedos.

El brasileño volvió a probar al meta costarricense antes del descanso tras una de las mejores jugadas de su equipo, aunque el resultado fue idéntico, ya que Navas despejó la pelota a córner. Antes de eso, Gerard Piqué cayó en el área en una acción que para el árbitro de 'Carrusel Deportivo', Eduardo Iturralde González, fue penalti de Carvajal.

Los dos equipos se marcharon al vestuario con la sensación de tener una actuación muy por debajo de su potencial pese a las (pocas) ocasiones que tuvieron. El empate a cero era el mejor resumen de lo que se había visto sobre el tapete del Santiago Bernabéu.

Poco duró ese resultado en el marcador, ya que el Barcelona se adelantó al poco de la reanudación. Fue en una contra conducida magistralmente por Rakitic. En el momento justo, el croata abrió para la derecha a Sergio Roberto, que tocó de primeras para el otro lado hacia Luis Suárez. El uruguayo no perdonó para hacer el 0-1.

Luis Suárez celebra su gol en el Bernabéu. / JUAN MEDINA (REUTERS)

Otra vez el Real Madrid demostró lo mucho que le cuesta replegar. Una de las claves de la jugada fue el hecho de que Kovacic no fuera a por Rakitic porque estaba mirando de reojo a Messi. Es lo que tiene tener al mejor del mundo, que también juega por lo mucho que initimida.

Ya había advertido el Barça de sus intenciones. Nada más salir del vestuario Iniesta habilitó con su magia a Jordi Alba, que centró a Luis Suárez para que rematara de forma inocente ante Keylor.

Luis Suárez y Sergio Ramos. / JUAN MEDINA (REUTERS)

No le sentó bien el gol al Madrid. Y menos a Sergio Ramos, que vio la cartulina amarilla por un encontronazo ante Luis Suárez. No se fue a la calle el de Camas por la piedad de Sánchez Martínez, al que se le encogió el brazo cuando todo el mundo esperaba una roja.

El Barcelona supo aprovechar el momento y en uno de sus arreones logró el segundo. O la jugada del segundo, que acabó con mano de Carvajal en el área y penalti para los azulgranas. El remate era de Paulinho. Y aunque la palomita no impidió que la bola acabara en la portería de Keylor, el colegiado pitó un penalti que transformó Messi en el 0-2.

Los jugadores del Barcelona celebran el gol de Messi de penalti. / Denis Doyle (Getty Images)

Zidane trató de luchar contra una derrota inevitable metiendo en el campo a Asensio y Gareth Bale por Kovacic y Casemiro. Antes había entrado Nacho por un Benzema que se fue pitado por la afición del Real Madrid. El equipo blanco dio un paso adelante y el Barcelona apostó por rematar a su rival definitivamente en una contra. La sentencia llegó finalmente en el descuento. Aleix Vidal hizo el 0-3 para ratificar la superioridad del Barcelona en este choque y en la Liga. Salvo desastre o heroicidad de sus rivales, este campeonato debe ser para los de Valverde.

FICHA DEL PARTIDO

Real Madrid 0: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Marco Asension, m.73), Kovacic (Bale, m.73), Kroos, Modric; Cristiano Ronaldo y Benzema (Nacho, m.66).

Barcelona 3: Ter Stegen; Sergi Roberto (Aleix Vidal, m.90), Piqué, Vermaelen, Jordi Alba; Busquets, Rakitic, Paulinho (André Gomes, m.84), Iniesta (Semedo, m.76); Luis Suárez y Messi.

Goles: 0-1, m.54: Luis Suárez. 0-2, m.64: Messi de penalti. 0-3, m.93: Aleix Vidal.

Árbitro: José María Sánchez Martínez (colegio murciano). Amonestó a Ramos (59) y Marcelo (83) por el Real Madrid; a Vermaelen (18) y Busquets (88) por el Barcelona. Expulsó a Carvajal a los 63 minutos con roja directa.

Incidencias: encuentro correspondiente a la decimoséptima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 80.264 espectadores. El capitán del Real Madrid dedicó a los aficionados del Santiago Bernabéu el trofeo del Mundial de Clubes conquistado en Abu Dabi.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?