¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

España S.A.: negocios en el exterior a golpe de comisión

El 'caso Lezo' se suma a otras causas abiertas en la Audiencia Nacional como Defex o Mercasa en las que se investiga el pago de comisiones de empresas públicas para conseguir contratos en el exterior

Ignacio González, en una fotografía de archivo. /

El Canal de Isabel II no tuvo en cuenta a la hora de adquirir Emissao que en el ADN de esta compañía figura "el pago de comisiones para la consecución de contratos en Brasil". Así se desprende del informe forensic de esta operación encargado por el Gobierno de Cristina Cifuentes y que está incluido en el sumario del caso Lezo. El documento advierte de que "si se compra una empresa que paga comisiones para la consecución de contratos, se entiende que los ingresos futuros de esa empresa están sujetos a esa práctica ya que en el momento en que se dejan de pagar comisiones se pierden los contratos". A ello hay que sumar, concluye el informe, "los riesgos legales y reputacionales de la sociedad compradora".

Defex, Mercasa y Voltar Lassen

El Canal de Isabel II y el caso Lezo pasan a engrosar la lista de causas abiertas en la Audiencia Nacional contra empresas públicas por pagar comisiones para conseguir contratos en el exterior y que han terminado por obligar al Estado a liquidarlas como es el caso de la empresa de armas Defex o el del consorcio de Mercasa, para hacer negocios en el exterior.

Armando Andrade contó en una entrevista en exclusiva en la Cadena SER las comisiones pagadas para construir un mercado en Angola. Un contrato de 285 millones de dólares. "Las comisiones servían para que los funcionarios entregasen obras a Mercasa y cerrasen los ojos", confesó Andrade, y añadió que podía identificar a todos los funcionarios sobornados porque lo tenia "todo anotado". Desde el pago de comisiones hasta el desvío de una parte del dinero público recibido a cuentas de Nueva York.

El principal responsable de esta mecánica en Angola es Guillerme Taveira Pinto, prófugo de la justicia española que le reclama por su participación en los sobornos del consorcio a funcionarios angoleños pero también en los de Defex. La Audiencia Nacional sigue el rastro de 100 millones de dólares que se desviaron a cuentas en paraísos fiscales y que sirvieron para el pago de mordidas en el contrato de la empresa pública de armas española con las autoridades de Angola.

Todo ello sin olvidarnos del lobby liderado por Gustavo de Arístegui. Voltar Lassen se llamaba el despacho que servía al ex dirigente del PP para conseguir contratos públicos en Argelia para construir un tranvía y una desoladora a cambio del pago de comisiones a funcionarios.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?