¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Suiza prohíbe tirar las langostas vivas al agua hirviendo para cocinarlas

El gobierno ha establecido que deberán ser aturdidas primero

Las langostas deberán estar siempre en su entorno natural. /

El gobierno suizo ha ordenado el fin de la práctica culinaria de tirar las langostas vivas al agua hirviendo para cocinarlas. Una nueva medida, incluida en el marco de una revisión de su legislación en materia de protección animal, que pretende que los cocineros aturdan a estos crustáceos antes de matarlos, según ha informado la emisora pública suiza RTS.

La normativa aprobada este miércoles por el gobierno suizo, que entrará en vigor a partir del próximo 1 de marzo, insta a abandonar esta práctica culinaria, común en un gran número de restaurantes: "La práctica de sumergir las langostas vivas en agua hirviendo, que es común en los restaurantes, ya no estará permitida".

Las langostas deberán ser aturdidas

Por otro lado, la normativa recoge que los crustáceos deberán ser aturdidos antes de matarlos y que deben mantenerse siempre en su entorno natural. Por lo tanto, tampoco podrán ser transportados sobre hielo o agua helada: "Los crustáceos vivos, incluida la langosta, ya no podrán ser transportados sobre hielo o agua helada. Las especies acuáticas deben mantenerse en su entorno natural. Desde ahora los crustáceos deben ser aturdidos antes de matarlos".

Tal y como recoge RTS, a partir del próximo 1 de marzo, tan solo se aceptarán descargas eléctricas o la "destrucción mecánica" del cerebro de la langosta como métodos para aturdir a las langostas antes de matarlas. Una normativa que responde a los argumentos de defensores de los derechos de los animales y algunos científicos, quienes aseguran que las langostas y otros crustáceos tienen sistemas nerviosos sofisticados, por lo que es probable que sientan un dolor significativo cuando se los hierve vivos.

Otras medidas aprobadas por el gobierno suizo

Pero esta no ha sido la única medida aprobada por el gobierno suizo. La legislación también insta a acabar con las granjas ilegales de cachorros, a prohibir los dispositivos automáticos que castigan a los perros por ladrar, a explicar las condiciones para sacrificar animales enfermos o heridos y responsabilizar a los organizadores del bienestar animal en eventos públicos.

Por lo tanto, Suiza refuerza su legislación en materia de protección animal con el objetivo de evitar el sufrimiento de las langostas. El pasado mes de junio, un tribunal italiano dictaminaba que las langostas no pueden mantenerse vivas en hielo puesto que supone un sufrimiento injustificable. Ahora Suiza da un nuevo paso para evitar el sufrimiento de este crustáceo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?