Adiós al cobrador del frac en Portugal

El gobierno luso prepara una ley para poner coto a las empresas que persiguen a los morosos

Superman o al señor del frac dejarán de pasearse por las calles portuguesas, al menos con la intención de persuadir a los deudores. El gobierno luso prepara una ley para poner coto a las empresas que persiguen a los morosos. Se prohibirá el uso de trajes extravagantes, las persecuciones, el uso de megáfonos o de coches con publicidad con el objetivo de incomodar a ciertas personas.

La ley, que se está debatiendo en el Parlamento, impedirá también que los cobradores molesten a los deudores en sus casas más allá de las 8 de la tarde pero no establece, al menos de momento, ningún límite de actuación en las redes sociales.

La obligación de que los cobradores se quiten el frac que les caracteriza no es la única exigencia. Si consiguen que su negocio sobreviva aunque ya no tengan capacidad persuasiva, deberán firmar un contrato con la empresa que contrata sus servicios, tener un código de conducta y una sede física para atender al público.

China, todo lo contrario

Un tribunal chino adoptó el pasado mes de julio una medida para que los morosos pasen vergüenza cada vez que les llaman por teléfono. Si alguien llama al deudor, salta un mensaje que dice lo siguiente: "El abonado al que está llamando ha sido puesto en una lista negra por el Tribunal del Condado de Guanyun por no poder pagar sus deudas. El Tribunal agradece su apoyo". Un mensaje que no desaparece hasta que no se paguen las deudas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?