¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Trump niega haber dicho "países de mierda" y asegura que el acuerdo para renovar visas temporales está más lejos que antes

El senador Durbin, presente en la reunión, confirma que el presidente usó ese término para referirse a países como Haití, El Salvador y varias naciones africanas

Donald Trump, respondiendo a preguntas de los periodistas / ()

Donald Trump niega las informaciones de los medios que aseguran que este jueves, en una reunión sobre migración con un grupo bipartidista de senadores, se refirió a varios países africanos, Haití y El Salvador como “países de mierda”, y preguntó a los senadores por qué Estados Unidos tiene que admitir a inmigrantes de estos países en vez de países como Noruega.

La Casa Blanca publicó un comunicado después de la reunión en el que no negó esta información pero este viernes, el presidente, en redes sociales, asegura que no ha usado ese término.

Sin embargo, el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, que estaba presente en esa reunión en el Despacho Oval, ha confirmado la información publicada por la prensa. “No he visto nada publicado que no sea verdad”, ha dicho a los periodistas. “El presidente hizo esos comentarios racistas, viles y llenos de odio, y lo dijo en repetidas ocasiones”.

Donald Trump ha rechazado el proyecto de ley bipartidista que le presentaron este jueves los senadores para legalizar la situación migratoria de 800.000 dreamers. Según el presidente, el plan no incluye sus prioridades migratorias, que pasan porque el Congreso apruebe el presupuesto para construir el muro, la eliminación de la lotería de visas, la “migración en cadena” y un incremento en los gastos de Defensa. Trump asegura en una cadena de tuits que quiere un “sistema migratorio basado en los méritos y a personas que ayuden a llevar a Estados Unidos a un nivel superior”. Asegura que quiere “seguridad, parar el flujo masivo de drogas y financiar al ejército”.

El presidente culpa a los demócratas de bloquear el acuerdo migratorio. “No están interesados en la vida y en la seguridad, DACA ha dado un paso atrás. Los demócratas amenazan con un cierre de gobierno pero lo que realmente están cerrando es nuestro ejército, en un momento en el que más lo necesitamos”.

Republicanos y demócratas llevan cuatro meses trabajando para legalizar a los 800.000 dreamers protegidos por DACA (el programa de protección temporal que ha eliminado la administración Trump), y lo tienen que hacer antes del 19 de enero, fecha límite para llegar a un acuerdo en los presupuestos y evitar un cierre de gobierno.

Para Trump, cualquier acuerdo para legalizar a los dreamers debe incluir 33.000 millones de dólares para construir el muro con México y aumentar la seguridad en la frontera, algo a lo que los congresistas se han negado hasta ahora.

Los senadores están buscando también una alternativa a la eliminación del TPS (el Estatus de Protección Temporal). El TPS es un programa de visados humanitarios temporales que se puso en marcha en 1990 y da permisos legales de trabajo a miles de personas de una decena de países afectados por desastres naturales o guerras, la mayoría centroamericanos y africanos. La Casa Blanca está eliminando el TPS y los legisladores están trabajando en un mecanismo para legalizar a estas personas, que llevan 20 años en Estados Unidos. Si no, deberían volver a sus países de origen o quedarse en este país ilegalmente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?