¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Cómo certificar la muerte sin error

El caso del preso de Asturias al que erróneamente dieron por muerto tres médicos antes de practicarle la autopsia ha provocado no sólo una investigación para ver que falló, sino un aluvión de preguntas sobre uno de los miedos o las fobias del ser humano, el temor a ser enterrado vivo.

El electrocardiograma es la única prueba definitiva para confirmar el fallecimiento de una persona, El pulso puede inducir a error. Es más seguro si se toma en la yugular que en la muñeca, pero aun así este método no es concluyente para determinar la muerte de una persona y de hecho en los hospitales la muerte se certifica con un electro. Así nos lo explica la neuróloga María José Aguilar, del hospital La Paz. Catalepsia se denomina al estado o trastorno que hay detrás de la llamada muerte aparente: "Es una situación en la que el paciente tiene una nula respuesta a estímulos externos de cualquier tipo. Pueden ser verbales, de dolor, pero también se caracteriza porque el enfermo adopta posturas fijas. Y si le subes el brazo se queda en esa posición", explica la doctora. "Frecuentemente se asocia a trastornos psiquiátricos y pude llegar a durar desde horas hasta días". Es un trastorno neurológico que cursa con rigidez o postura forzada y falta de respuesta a estímulos.

El miedo a ser enterrado con vida

A principios del siglo XX hubo un miedo generalizado a que esto pudiera ocurrir y de hecho se crearon los llamados "ataúdes de seguridad" con campanas y espejos para llamar la atención por si el difunto no era tal. Aunque hay casos documentados de catalepsia, los avances tecnológicos han hecho casi imposible que una persona pueda ser enterrada con vida. Pero hay casos recientes aunque sean excepcionales. Y no sólo en España. En 2013 en Alemania, una mujer fue dada por muerta tras un accidente de tráfico y volvió a respirar en la morgue del hospital donde había ingresado. Los médicos de cuidados intensivos fueron incapaces de explicar este fenómeno tras haber certificado su defunción. Y en Colombia en 2010 una mujer de 45 años volvió a respirar tras ser dada por muerta cuando el personal de la funeraria estaba preparando su cuerpo para trasladarla al tanatorio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?