Sin comer, sin luz y atados: la "depravación humana" en la casa de los horrores

  • Los 13 hijos vivían de noche y dormían de día. No veían la luz del sol, ni sabían lo que era un agente de policía o una medicina.
  • Permanecen hospitalizados por desnutrición y se teme que la tortura haya provocado un retraso irremediable en su desarrollo
  • Les permitían escribir diarios que podrían constituir por sí mismos "pruebas sólidas" de los abusos sufridos
  • El fiscal ha presentado contra el matrimonio más de una veintena de cargos que incluyen también abuso sexual, y tortura

David Turpin y Louise Turpin, ante la justicia de Riverside, en California. / ()

La Fiscalía de California ha acusado formalmente este jueves al matrimonio formado por David y Louise Turpin, que habría torturado durante años a sus 13 hijos hasta llevarles a un estado de desnutrición, actos por lo que podrían ser condenados a 94 años de cárcel e incluso a cadena perpetua.

El fiscal del condado de Riverside Mike Hestrin ha presentado más de una veintena de cargos contra cada uno de ellos que incluyen detención ilegal, abuso a menores, también abuso sexual, y tortura. "Hay casos que te persiguen, algunos porque muestran la depravación humana, y este es uno de ellos", ha dicho Hestrin.

El representante del Ministerio Público ha relatado que los abusos comenzaron cuando el matrimonio vivía en Texas y continuaron cuando se mudó a California. Empezaron como un caso de "negligencia severa" y derivaron en claros casos de "tortura", ha afirmado, según informa 'Los Angeles Times'.

Los Turpin llegaron a encadenar a sus hijos a la cama y les privaron de alimentos y agua, así como de atención médica y educación. Por eso, todos los niños, con edades entre los dos y los 18 años, están hospitalizados por desnutrición y se teme que en algunos de ellos este estado haya afectado de forma irremediable a su desarrollo.

La Fiscalía busca ahora pruebas para apuntalar la acusación contra los Turpin. "Alguien debió ver algo", ha indicado Hestrin. Además, se les ha permitido a los niños escribir diarios que podrían constituir por sí mismos "pruebas sólidas" de los abusos sufridos.

Los menores fueron liberados porque una de las hijas, de 18 años, consiguió escapar por una ventana y llamar por teléfono a la Policía. Hestrin ha revelado que, de acuerdo con las primeras investigaciones, la joven llevaba trabajando en este plan dos años.

El periódico The New York Times publicó que el padre trabajaba como contratista de empresas de defensa e ingresaba 140.000 dólares al año.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?