El mensaje de las rosas blancas durante los Premios Grammy

Un gran número de artistas posó junto a una rosa blanca en la alfombra roja

Miley Cyrus con una de las rosas blancas. / ()

Desde Lady Gaga hasta Miley Cyrus o los componentes de Imagine Dragons. Muchos fueron los artistas que acudieron a la 60ª edición de los Premios Grammy, celebrada en el Madison Square Garden de Nueva York (Estados Unidos), con una rosa blanca en su mano. Una rosa que se convirtió, a lo largo de la noche, en un símbolo de "esperanza, solidaridad y resistencia".

Durante la gala de los Globos de Oro, celebrada el pasado 7 de enero, las actrices optaron por vestir de color negro en señal de protesta por los casos de acoso sexual. Sin embargo, nadie secundó este movimiento en la industria de la música de cara a los Premios Grammy. Por esa misma razón, la vicepresidenta de Roc Nation, Meg Harkins, y la promotora musical en IGA Records, Karen Rait, invitaron a los artistas a portar una rosa blanca como símbolo del rechazo al acoso sexual, tal y como cuenta People.

2017, el año en el que las mujeres rompieron su silencio

2017 fue el año en el que las mujeres rompieron su silencio. Un año en el que las conocidas como "Rompedoras de silencio" crearon el movimiento #MeToo, una plataforma para denunciar casos de acoso sexual como los que han involucrado durante los últimos meses al productor estadounidense Harvey Weinstein.

A pesar de estar directamente relacionado con Hollywood y el mundo del cine, este movimiento también ha estado presente varios episodios relacionados con el acoso sexual en el ámbito musical. Entre ellos destaca la victoria de la cantante Taylor Swift en los tribunales frente a un DJ que afirmó haberla manoseado, las denuncias por acoso sexual al cantante R.Kelly y las batallas legales entre Kesha y Dr. Luke. Por esa misma razón, las ejecutivas vieron necesario secundar este movimiento durante los Premios Grammy.

La rosa blanca, la gran protagonista

Por otro lado, una docena de mujeres relacionadas con la industria de la música se reunieron el pasado lunes para crear un grupo llamado 'Voices in Entertainment'. Un evento en el que escogieron el color blanco para identificarse en futuros eventos, como los premios Grammy.

Según explicaron durante esta reunión, el blanco es el color que hace referencia a la lucha de las mujeres para ganar el derecho al voto. Un color que ha sido ahora utilizado como símbolo de la libertad. Por esa misma razón, la rosa blanca fue elegida como el símbolo en apoyo al movimiento 'Time's Up'. Un movimiento derivado de la campaña #MeToo, que tiene como objetivo luchar contra el acoso y el abuso sexual hacia las mujeres. 

Otros guiños al movimiento 'Time's Up'

Sin embargo, no fue el único guiño a este movimiento durante la noche. La cantante y productora Janelle Monáe llevó a cabo un motivador discurso contra el machismo y los abusos sexuales en la industria musical a la hora de presentar a Kesha. Un discurso en el que pidió igualdad de derechos entre hombres y mujeres: "Se acabó el tiempo para la discriminación. Se acabó el tiempo para el acoso de cualquier tipo. Se acabó el tiempo para el abuso de poder".

A continuación, la cantante Kesha, una de las principales referencias de este movimiento en el ámbito musical, interpretó la canción 'Praying' junto a otras voces como Camila Cabello y Cind Lauper, para honrar a las víctimas de acoso sexual. Una actuación en la que todas las artistas subieron al escenario vestidas de blanco, recordando el símbolo escogido para la gala de los premios. Una nueva gala en la que se volvió a luchar por los derechos de la mujer y se protestó por los casos de acoso sexual en la industria de la música.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?