Año nuevo… ¿vida nueva?

Hace un mes que pusimos un pie en 2018 y la mitad de los propósitos que teníamos en mente ya se nos han olvidado

Los propósitos de Año Nuevo no son algo fácil de cumplir. / ()

Cada vez que un nuevo año asoma por la puerta, muchas personas se apresuran para hacer su lista de “buenos propósitos” con el objetivo de cambiar ciertos hábitos o actitudes que no les gustan. Aunque marcarte como objetivo ir más al gimnasio y hacer dieta suena muy motivante, a la hora de la verdad no cumples casi ninguno de los propósitos que tenías en mente.

La pregunta es, ¿por qué nos proponemos cosas que luego no vamos a ser capaces de cumplir? La psicóloga Dolores Rolle sostiene que hacer esto nos hace sentir bien. "Es como si anticipásemos el éxito y ya pudiésemos disfrutar de él en nuestra imaginación. De antemano no creemos que no vayamos a cumplirlos".

La personalidad de cada uno influye en este tipo de comportamientos

Nunca es bueno generalizar, y en este caso tampoco. Aunque conozcamos a muchas personas que no cumplen sus propósitos (incluso nosotros mismos), el cumplirlos o no tiene mucho que ver con "la valoración de la meta y la confianza" que tengas en ti mismo, es decir, las expectativas que tienes.

"Hay rasgos de la personalidad como el 'locus de control interno', que hace que las personas sientan que son capaces de controlar los resultados de una acción. Por ello, éstas se sienten más motivadas para hacer algo". Pero también hay personas con  'locus de control externo', "que creen que nada de lo que hagan conseguirá cambiar el curso de los acontecimientos."

Claves para conseguir cumplirlos

La Universidad de Psicología de la Complutense, basándose en Drew Canole, afirma que hay ciertos puntos que hay que tener en cuenta, y que te ayudarán a cumplir tus propósitos: ser realista, objetivo, elaborar un plan, ser disciplinado, hacer algo cada día, tener paciencia y autorrecompensarte.

La clave está, sobre todo, en ser paciente y perseverante, no intentar correr hacia la meta para llegar lo antes posible. "Tus propósitos deben ser claros, concretos y precisos (…), deben estar continuamente en tu mente, todos los días". Además, Drew Canole asegura que "la perseverancia es autodisciplina en acción y la auténtica medida de tu confianza".

Marcarnos unos objetivos es importante

Aunque cumplir tus propósitos de Año Nuevo no es tarea fácil, no significa que nos demos por vencidos y que no nos marquemos unos objetivos concretos. De hecho, la psicóloga Ana López sostiene que "marcarse objetivos es fundamental para avanzar, ya que los seres humanos somos cambio y el mayor enemigo del crecimiento personal es la rutina, que provoca una sensación de estancamiento".

Lo único que hay que hacer es marcarse una meta que no sea muy difícil de lograr. Dolores asegura que "es mejor marcarnos unos propósitos alcanzables y programar una metodología para lograrlos (…) A veces, los objetivos muy grandes hay que graduarlos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?