El cáncer deja en exclusión social a 25.000 enfermos

Autónomos, parados y trabajadores con pocos ingresos: Son los colectivos más vulnerables que al sufrimiento del cáncer le añaden el problema económico. La AECC pide al Estado un plan integral para las familias con cáncer

Tras el diagnóstico las bajas laborales suelen ser de larga duración. Y en el caso de los autónomos, al cotizar la mayoría por la base mínima, se podrían encontrar viviendo con 395 euros al mes. Y con esta pequeña pensión tendría que hacer frente a los gastos derivados de la enfermedad, cuantificados en 150 euros de media, en un "caso tipo" de cáncer de mama (pelucas, transporte, cremas para la piel), pero que podrían aumentar hasta los 300 euros en un caso de cáncer gástrico, por ejemplo. En este sentido, Raquel del Castillo, responsable de trabajo social de la AECC explica que este colectivo es uno de los más vulnerables, porque muy pocos se pueden coger la baja para que el negocio siga y corren el riesgo de tener una quiebra financiera.

En paro y con cáncer

Cada año 9.832 personas en situación de desempleo son diagnosticadas de cáncer. Más de la mitad no cobra ningún tipo de prestación económica. Esto significa que las familias que cuentan con bajos o nulos ingresos, se ven obligadas a decidir entre pagar las facturas o comprar medicinas. Pero además hay otro colectivo desprotegido, las personas con un salario inferior al mínimo interprofesional (710 euros al mes). En esta situación se encuentran 3.744 trabajadores, que al ver reducido su sueldo en un 25%, se encuentran abocados a la exclusión. El cáncer de mama es la segunda causa de baja laboral de más de 12 meses por detrás de las patologías lumbares.

Pacto para ayudar a las familias vulnerables

El Presidente de la Asociación Española contra el cáncer ha pedido en presencia de la ministra de Sanidad ha pedido un plan de protección integral a las familias con medidas concretas orientadas a evitar la exclusión social. A las empresas les pide Muñoz Pidal: "Que tengan más flexibilidad hacia las personas cuidadoras y que compensen el 25% de reducción del salario mientras dure la baja laboral. El foro concluyó con las palabras de la reina Letizia quien hizo un llamamiento a la importancia de tratar el cáncer con un enfoque integral y multidisciplinar y apeló a la sociedad para tomar conciencia del impacto de la enfermedad en el ámbito personal, familiar, laboral y económico. Además ha reconocido la incomodidad que supone, a veces, no saber cómo actuar, ante la persona enferma y ha aprovechado para contar una experiencia personal: "Hace cinco semanas que recibí la noticia de una persona muy querida, diagnosticada con un cáncer complicado. No sabía cuándo era el mejor momento para llamarla, no sabía si era conveniente ir al cine antes del ciclo de quimioterapia o dejarla tranquila".

"Me da más miedo no tener dinero que el cáncer"

Pilar Ruiz tiene 39 años, una hija de 11, y un cáncer de estómago que arrastra desde hace tres años. Trabajaba en una peluquería. Por la baja médica prolongada el sueldo se le quedó en 700 euros, pero para la empresa era demasiado tiempo sin trabajar y la despidieron. Pidió la incapacidad permanente pero se la han negado y ahora ha presentado un recurso ante el Supremo. Con una incapacidad reconocida del 65% cobra al mes 458 euros, con los que tiene que hacer frente a comida, alquiler más los gastos derivados de su enfermedad (300 euros al mes). Sobrevive con la ayuda de su madre y como ella explica :"He pasado de tener una vida estable a nivel de salud y trabajo a una inestabilidad en los dos terrenos. Por las noches me agobia pensar si llego a pagar facturas". Pilar a veces se plantea irse a vivir con su madre porque no puede pagar el alquiler pero ella cuenta que su madre no quiere: "Bastante te ha destrozado la vida el cáncer como para que ahora pierdas tu independencia".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?