El Invernadero de Rodrigo de la Calle se traslada a la calle Ponzano de Madrid

El gran impulsor de la cocina verde traslada su restaurante con estrella Michelin al centro de la capital

Rodrigo de la Calle, chef de El Invernadero. /

En menos de un año Madrid habrá ganado tres estrellas Michelin gracias, única y exclusivamente, a las mudanzas. Primero las dos del restaurante Coque de los hermanos Sandoval, procedente de Humanes, y en mayo, si un retraso de las obras no lo impide, la que tiene El Invernadero de Rodrigo de la Calle, quien trasladará sus frutas, verduras y fermentados de Collado Mediano a la una de las zonas con mejor oferta gastronómica de la capital: la calle Ponzano.

“El Invernadero ha germinado y ya estamos listos para ser trasplantados", detalla el chef en un comunicado. "Será ahí donde echemos raíces y florezca más exuberante que nunca nuestra revolución verde con vistas a un futuro muy frondoso”.

Tras pasar por las cocinas de Martín Berasategui, Mugaritz o El Poblet, Rodrigo de la Calle abró su primer restaurante en Aranjuez, en el año 2007, y ganó su primera estrella en 2011. Tras un paso muy fugaz por el lujoso Hotel Villa Magna, abrió El Invernadero en 2015, logrando de nuevo una estrella al año siguiente. Pero aunque ha cambiado varias veces de ubicación, sus principios culinarios se mantienen fijos.

El chef madrileño lleva años apostando por las verduras como grandes protagonistas de su cocina. Las más tradicionales y también otras menos conocidas, pero muy nutritivas, como las algas o el bimi. Y hace solo unos días, en Madrid Fusión, sorprendió con una ponencia dedicada a la cocina azul.

"Hemos estado haciendo magia en un sitio minúsculo, en una cocina que hace tiempo que se nos quedó pequeña", dice el chef. "Hemos aprendido mucho durante estos años y hemos creado equipo y familia [...] pero nos daba mucha pena no poder ofrecer nuestro trabajo a todo el público que nos solicitaba reservas”.

Este traslado al número 85 de la calle Ponzano, pues, se hace con vistas a fomentar la rentabilidad del proyecto, acercándolo a su público. Pero no parece que vaya a ser la última mudanza de Rodrigo de la Calle, quien ya colabora con el prestigioso chef francés Joël Robuchon y asesora a Air China y a varios restaurantes de Pekín, porque el cocinero madrileño, según el comunicado, aspira a acabar ubicando el restaurante "en un espacio natural abierto, con huerto propio y ecológico".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?