Las peticiones de asilo en España se duplicaron en 2017

  • Con más de 31.700 solicitudes de protección, se bate el récord histórico de llegada de potenciales refugiados a nuestro país
  • Uno de cada tres son venezolanos, seguidos de sirios y colombianos
  • Mientras en España siguen al alza, en el conjunto de la Unión Europea descendieron un 43 por ciento las demandas de refugio
  • A 31 de diciembre de 2017 en España se acumulan 34.800 peticiones que aún no han recibido respuesta de la administración

Imagen de archivo de marzo de 2017 de la concentración frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid para exigir la acogida de refugiados. /

Se trata de una cifra sin precedentes desde que se aprobó la ley de asilo en nuestro país en 1984. El año pasado se registraron unas 31.700 solicitudes de protección en España, esto supone un 91,6% más que en 2016, cuando se presentaron 16.544 solicitudes,según los datos provisionales de la Oficina y de Asilo y Refugio dependiente del Ministerio del Interior, a los que ha tenido acceso la Cadena SER. Esto supone una media de 2.700 personas al mes las que presentaron su solicitud de asilo en España en 2017.

España es uno de los pocos países en el contexto de la Unión Europea que experimenta una subida en sustancial en el número de solicitudes de asilo en 2017 cuando en la mayoría de los estados de la Unión se han reducido considerablemente. No obstante seguimos viendo países como Alemania, Italia, Francia o Grecia que nos superan en solicitudes con cifras que van de las cincuenta mil a las doscientas mil solicitudes” valora la portavoz del ACNUR en España, María Jesús Vega, en declaraciones a la SER. 

Los principales países de origen de los solicitantes que llegaron a nuestro país en 2017 vuelven a estar encabezados por Venezuela con 10.600 peticiones de asilo, seguido de Siria 4.300, Colombia 2.500, Ucrania 2.300 y Argelia con 1.200 como las cinco nacionalidades con más solicitantes. Mientras que casos como los de Palestina con 1.200 demandas de asilo que se mantienen en una línea constante, ha subido la llegada de centroamericanos: El Salvador (1.150), Honduras (980) y suben también los originarios de Camerún (750) y Marruecos (530).

Para el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) este incremento “se justifica porque las principales nacionalidades de quienes piden protección en España no coinciden en muchos casos con las de los solicitantes de asilo en otros países de la unión, ni tampoco sus vías de entrada. Mientras que en algunos casos, se mantienen como por ejemplo los sirios, que llegan por Melilla o las personas de Ucrania, Camerún, en general, el grueso de las peticiones proceden de América Latina: de Venezuela, de Colombia o de países de Centroamérica precisamente por los lazos de afinidad lingüística y cultural que tienen con España” explica Vega.

En todo caso la portavoz de ACNUR asegura que son números fácilmente asimilables para una nación como ésta, “ aunque se trata de las cifras más altas en España desde que se tienen registros hace más de tres décadas estamos hablando de números perfectamente manejables para un país de la envergadura de España y en un contexto además pues en el que muchos gobiernos regionales y municipales han manifestado su apoyo al Gobierno central para gestionar la acogida y la integración de estas personas” y recuerda además “ que es un país donde la sociedad civil se ha pronunciado en esta misma línea de una manera muy solidaria” afirma Vega.

En el conjunto de la Unión Europea se ralentiza la llegada de refugiados

España es un caso excepcional en el conjunto de los Estados miembro de la Unión Europea (más Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein) que en 2017 vieron descender significativamente la llegada de refugiados.

En todo 2017 este conjunto de países acumuló 706.913 solicitudes de asilo, lo que supone un 43 por ciento menos que en 2016 según la EASO, la Agencia Europea de Apoyo al Asilo. En el conjunto de Europa los solicitantes procedentes de Siria siguen siendo la nacionalidad mayoritaria, a diferencia de España donde desde hace varios años lo son los venezolanos.

Aunque lejos de las cifras de 2015 (con más de un millón de solicitudes de asilo) el número de peticiones de protección en Europa sigue siendo considerable, similar al de 2014 , según los datos detallados de esta agencia europea.

“2018 seguirá en la misma línea”

Según las previsiones que maneja la oficina en Madrid del Alto Comisionados de Naciones Unidas para los Refugiados este 2018 “ dibuja un panorama posiblemente sea muy similar al del año pasado en cuanto a cifras “ explica la portavoz del ACNUR. Insiste María Jesús Vega en que “hay que hacer un esfuerzo mucho mayor en apoyar la integración en el país que va más allá de habilitar exclusivamente plazas de acogida. En todo caso es importante que no nos llevemos a engaño y no pensemos que la reducción general que se está experimentando de solicitudes de asilo y de las llegadas por el Mediterráneo a los países del sur de Europa quiere decir que se hayan que se han resuelto los problemas de los refugiados porque la realidad actualmente en cifras es que perseguidos que huyen por conflicto siguen creciendo cada día y en Europa lo que se está haciendo realidad es reforzar los controles y trasladar a los países vecinos la función de contención de estos flujos migratorios” rechaza la portavoz de ACNUR.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?