¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CATALUÑA | INVESTIDURA

ERC y la CUP recelan de la última propuesta de investidura de Puigdemont

Los republicanos se sacuden la presión y enfrían la idea de un acuerdo inminente mientras que los anticapitalistas se abren ya directamente a investir a otro candidato "si no puede ser Puigdemont"

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, en declaraciones a los medios / ()

Los independentistas van estudiando vías, algunas suenan a ocurrencia, otras son directamente contradictorias entre sí. También unos las hacen públicas para presionar a los otros. Con todas esas cautelas, se conoce algún detalle más de los planes de Puigdemont.

Una de las vías que ha planteado en las negociaciones sería una doble investidura. El periódico La Vanguardia ha puesto fechas gracias a un documento que la CUP ha hecho llegar a sus bases. El plan pasaría por una primera investidura el día 18 en Bruselas. Sería absolutamente simbólica, ya que elegiría a Puigdemont lo que se conoce como una asamblea de cargos electos (eso podría ser, por ejemplo, que se desplazaran a Bélgica solo los diputados independentistas). La segunda investidura, la oficial, sería en el Parlament tres o cuatro días más tarde. Y probablemente con otro candidato de Junts per Catalunya.

A su vez, según confirman fuentes de las negociaciones, se está trabajando también en un texto, una resolución, que se votaría en el Parlament y que perseguiría el solemnizar la restitución y legitimación del president y el Govern cesados por el 155.

Pero por si no fuera poco, no se ha abandonado aún la opción de la investidura a distancia. El Periódico ha publicado cómo se quiere cambiar la ley de la presidencia para permitir explícitamente que el candidato a la investidura pueda no estar presente en el hemiciclo. Sigue, por lo tanto, la lluvia de ocurrencias entre los independentistas mientras todavía, a la espera de los letrados del Parlament, no se sabe si ya ha empezado a correr o no la cuenta atrás de dos meses para poder elegir a un president.

ERC y la CUP enfrían el plan

Aunque tanto 'Junts per Catalunya' como Esquerra aseguran que el acuerdo para la investidura está cada vez más cerca, las estrategias de filtraciones y de declaraciones cruzadas se han vivido demuestran hasta qué punto este pacto sigue sin estar 100% maduro. Sin ir más lejos, esta mañana hemos vivido un nuevo capítulo, el tercero en menos de un mes, en el que se repite esta secuencia: la lista de Puigdemont intenta presionar a Esquerra anunciando que hay acuerdo, mientras los republicanos se sacuden la presión.

Elsa Artadi, de Junts per Catalunya, vaticinaba que el pacto se iba a hacer público entre esta tarde y mañana, y poco después el republicano Sergi Sabrià respondía que no, que en todo caso más adelante. De momento, fuentes de Esquerra celebran, según dicen, que Junts per Catalunya empiece a poner propuestas sobre la mesa, que ya no se limite a decir "investimos a Puigdemont y después ya vemos", aunque todavía hay elementos que no acaban de ver claros. Por ejemplo, consideran que modificar leyes para intentar una investidura a distancia es un camino "entre muy difícil e imposible" y que no serviría para tener un Govern efectivo.

Además, hay voces que ven poco inteligente fijar una supuesta investidura simbólica el 18 de febrero, cuando el 19 y el 20 tienen que declarar en el Supremo Marta Rovira, Marta Pascal o Artur Mas. Y todo esto mientras en la CUP siguen saliendo voces que se van desmarcando de forma más o menos sutil del "Puigdemont o Puigdemont". La semana pasada fue el actual diputado Vidal Aragonès, y hoy ha sido la portavoz del secretariado, Núria Gibert, quien en una entrevista en La Xarxa recalca que su opción número uno es Puigdemont, pero que añade, y esto no es menor, que esto no va sólo de personas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?