Últimas noticias Hemeroteca

La alternativa a "portavoza" que ya existe en español y puede utilizar Irene Montero

Desde la Fundéu recomiendan vocera, muy utilizada en Latinoamérica y con un significado similar

Irene Montero defiende su "portavozas" como un paso por la igualdad. / ATLAS

Reivindicación feminista y ejemplo de lenguaje inclusivo. Fueron las razones que le llevaron el martes a la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, a utilizar la palabra portavoza. El portavoz de Cultura del PP y doctor en Filología Latina, Emilio del Río, considera que usarlo denota una "profunda incultura". Otra portavoz, la adjunta del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, lo defiende: "tampoco me pareció mal la expresión miembros y miembras", usada en 2008 por la entonces ministra socialista de Igualdad, Bibiana Aído. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha dicho esta mañana que le suena raro y que él no la usa, pero que le parece muy positivo que ejemplos como ese sirvan para visibilizar que "hay cosas que deben cambiar". 

La RAE rechaza hacer declaraciones. Se limita a recordar la norma a través de Twitter y remite al informe de Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer, de Ignacio del Bosque, que fue aprobado por los académicos en 2012.

La Fundéu va más allá. El lingüista Javier Bezos da alguna idea a Irene Montero. Le propone para la próxima vez utilizar vocera, "una palabra perfectamente formada en español que además ya utilizan millones de hablantes". La usan fundamentalmente en Latinoamérica, pero nada impide hacerlo en España. "Si de lo que se trataba era de visibilizar a las mujeres, en lugar de portavoz y portavoza, creando una forma que es de muy poco uso, bien podría haber recurrido a vocero y vocera. Se puede dar visibilidad a las mujeres de muchas formas de muchas maneras. Hay que buscar los recursos y no ir por la vía fácil, sino aplicarlos con tiento y criterio".

"Hay que esperar un tiempo y ver cómo evoluciona la lengua"

Javier Bezos explica que la palabra portavoza tiene dos partes: portavoz es el que lleva la voz, el que la porta; y voz es una palabra que se refiere a una cosa y por tanto no tiene flexión de género. "Por eso, lo asentado es que sea común en cuanto al género", explica. Si los hablantes acabamos perdiendo esta percepción, bien podría ocurrir que se acabara formando portavoza, "igual que ya tenemos jueza o andaluza". Algo que, de momento, no ha ocurrido. "Hay que esperar un tiempo y ver cómo evoluciona la lengua". 

La palabra miembra ya ha sufrido una evolución desde que la exministra de Igualdad, Bibiana Aído, la utilizara públicamente en 2008. El periodista y escritor Isaías Lafuente es partidario de avanzar hacia un lenguaje inclusivo, pero con sentido común y sin perder "la eficacia del lenguaje". Está convencido que si a un hijo se le pregunta: Si tu padre es miembro de la Asociación de padres y madres, ¿tu madre qué es?, responderá miembra. "La razón es que ahí hay un femenino posible que aún no hemos utilizado y que se puede ir implantando, pero no es el caso de portavoz, que es una palabra compuesta y la marca de género está en el porta y no en voz. El verbo portar no tiene género. ¿Se puede feminizar? Sí, pero no tiene sentido, no es necesario".

"Enarbolar la bandera de una rareza como portavoza no hace un gran favor a la causa"

Lafuente opina que hay otras reivindicaciones que hacer a la RAE como cancillera con la acepción de jefa de Gobierno. En la actualidad, su significado se limita a tubería de desagüe. "Hay mucho trabajo que hacer para feminizar el lenguaje y enarbolar la bandera de una rareza como portavoza no hace un gran favor a la causa". 

Bezos recuerda que en 2005 el Diccionario panhispánico de dudas aceptó incluir 'la miembro'. Hasta entonces solo era válido decir 'el miembro'. ¿Será aceptada la palabra miembra? Solo el tiempo y su uso lo dirá. Desde un punto de vista estrictamente morfológico no debería haber ningún problema en decir miembra como ya se hizo con la palabra socia, recuerda Bezos. "Cualquier palabra nueva que nos llega nos choca al principio, pero con el paso del tiempo nos vamos acostumbrando a ella y conforme la vamos diciendo la asumimos con normalidad":

"Somos millones de hablantes, cada uno utilizamos la lengua como creemos que la debemos usar. No somos conscientes que con un determinado uso podemos estar empujando la lengua por una sola vía, pero de hecho, todos los estamos haciendo. Este conjunto de voluntades usando palabras, no sabemos nunca dónde va. No lo podemos saber. No existe una bola de cristal para saber si dentro de 20 años estaremos usando miembra, portavoza u otro término", concluye Brezos. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?