¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

El Cubo de Rubik, a mordiscos

Cédric Grolet arrasa en Instagram con una versión dulce del juguete más famoso del mundo

Para probar el Cubo de Rubik hay que pedirlo con tres días de antelación. /

¿Quién no ha intentado resolver el Cubo de Rubik alguna vez? El juguete creado por el húngaro Erno Rubik está presente en millones de hogares de todo el mundo, pero hasta ahora nadie había fabricado una versión comestible y, por lo visto en Instagram, el postre del pastelero francés Cédric Grolet está triunfando casi tanto como el original (con la ventaja añadida de que se puede resolver a mordiscos).

✨#rubikscube

Una publicación compartida de Cedric Grolet (@cedricgrolet) el

A sus 32 años, Cédric Grolet ya es el responsable de pastelería del lujoso Hotel Le Meurice de París, donde también está ubicado el restaurante Le Dali (dos estrellas Michelin), regentado por el reputado chef Alain Ducasse. Pero lleva tiempo triunfando porque ya le han nombrado tres veces Mejor Pastelero de Francia y, hace solo unos meses, también Mejor Pastelero del Mundo.

Grolet, de todas formas, no se dirige solo a quienes puedan pagar 54 euros por un servicio de té y pastas en la capital parisina. Acaba de publicar un libro —Fruits, cuya edición en castellano saldrá en abril— y, sobre todo, es muy activo en Instagram, donde ya roza los 800.000 seguidores y donde periódicamente publica una nueva versión de su ya icónico Cubo de Rubik: nuevos colores, nuevos sabores...

Rubik\'s 🍓 #cedricgrolet #cgfruits #red #fashion

Una publicación compartida de Cedric Grolet (@cedricgrolet) el

Es raro que sus imágenes no lleguen a superar los 20.000 "me gusta", tanto las del postre cúbico como las de los trampantojos de fruta, que son, junto a las tartaletas, su otra gran especialidad.

La publicación del libro, de hecho, ha animado a muchos de sus seguidores a intentar preparar el Cubo de Rubik en casa y compartirlo luego con la etiqueta #cgfruits, no siempre con resultados del todo satisfactorios, eso sí.

Pero más allá del atractivo estétivo del postre, Grolet tiene muy claro que el sabor es fundamental. "Hazlo bonito y vendrán. Hazlo rico y volverán", suele decir. Por eso necesita que todo aquel que quiera probar su Cubo de Rubik —que suele ser un postre para compartir— avise con al menos tres días de antelación.

Una curiosidad: Grolet solo sigue 137 cuentas en Instagram y solo una de ellas es española: la del pastelero catalán Ramon Morató, responsable del Aula Chocovic, la primera escuela especializada en chocolatería.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?