Así actúa la araña voladora, la cazadora más rápida del planeta

Una investigación detalla el sistema que convierte a la familia de las arañas selenopidae ser la cazadora más rápida

La araña de la familia selenopidae, también conocida como araña voladora, es la cazadora más rápida del mundo. /

Ni un guepardo, ni un halcón ni un tiburón blanco, el cazador más rápido del planeta es una araña. Concretamente la araña de la familia selenopidae, comúnmente conocida como la araña voladora. Así lo ha dado a conocer un estudio publicado en la revista de divulgación científica Journal of Experimental Biology, donde se ha detallado el método de actuación de este arácnido capaz de atacar a su presa en cuestión de segundos.

Esto es posible gracias a su capacidad para sentir presas que se acercan desde cualquier dirección y de girar en un octavo de segundo para atacarles, tal y como revela el estudio. Para llegar a esta conclusión, el autor principal de la investigación Yu Zeng y la investigadora posdoctoral en la Academia de Ciencias de California Sarah Cews, instalaron dos cámaras de vídeo sincronizadas de alta velocidad encima y al lado de las arañas. Una investigación que ha ayudado a entender cómo trabaja este animal y la facilidad que tiene para acabar con sus presas.

Así caza la araña voladora

Para entender el comportamiento de esta araña a la hora de atacar a sus presas, el equipo de investigación examinó, a velocidades hasta 40 veces más lentas, los vídeos que muestran el modus operandi del animal. A continuación mapearon la mecánica de su maniobra de caza para entender sus rápidos giros y para que, en un futuro, los robots y otras máquinas sean tan ágiles como este animal, tal y como explica Cews en declaraciones a la California Academy of Science: "Estamos documentando y modelando sus rápidos giros con el objetivo de trazar un camino para hacer que los robots y otras máquinas sean más maniobrables".

Según explica el estudio, la flexión de sus largas patas y la posibilidad de hacer hasta tres rotaciones completas en lo que una persona pestañea, convierten a esta araña en un animal incapaz de ser vencido en un duelo.

Las claves

La publicación destaca, por una parte, la postura hacia afuera de las patas del animal, que se ubican de forma paralela al suelo. Gracias a ello, las arañas cuentan con un rango más amplio de movimiento sin ningún tipo de restricción. Por otro lado, el estudio recalca que cada pata se sitúa en una dirección separada. Por esa misma razón es capaz de puede girar en cualquier dirección para atacar a sus presas.

Tras lanzar un grillo para simular la emboscada, los investigadores descubrieron cómo actúa el animal cada vez que ataca: "Descubrimos que la pata más cercana a la presa se ancla al suelo, creando un punto de apalancamiento desde el cual la araña puede tirar de su torso más cerca de la presa".

Gracias a ello, esta araña no requiere a las telarañas para cazar a sus presas, tal y como explica Sarah Cews: "Alrededor de la mitad de las especies de arañas no usan telarañas para atrapar a sus presas. Algunas acechan y se abalanzan, mientras que otras hacen emboscadas a base de sentarse y esperar, como las arañas voladoras".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?