CCOO cifra la brecha salarial en el 30%

Un informe del sindicato apunta que en los complementos salariales las diferencias de sueldo alcanzan el 44%

La brecha salarial, la diferencia entre lo que cobran los hombres y las mujeres, “tiene su origen en multitud de factores, algunos estrictamente laborales, otros no”, señalaba el líder de Comisones Obreras (CCOO), Unai Sordo, en la presentación del informe La brecha salarial, factor de quiebra democrática. En el texto, se desgranan precisamente esos componentes diversos, que van desde los tipos de contrato (peores entre las mujeres, sobre todo en lo tocante al tiempo parcial) hasta la situación profesional (los hombres están sobrerrepresentados en los puestos de más responsabilidad en las empresas) pasando por los sectores en los que se trabaja (en los sectores más feminizados, como las actividades sanitarias o la educación, se gana menos). Con todos los elementos, y a partir de los datos oficiales, CCOO calcula una brecha salarial del 30%.

Son los 5.941 euros al año que hay de diferencia entre la ganancia media anual de los hombres (25.993) y de las mujeres (20.052); eso sí, el porcentaje se calcula no como se hace habitualmente, como fracción del salario del hombre, sino desde el punto de vista de la mujer, “porque la finalidad es que el salario de la mujer debe aumentar respecto al del hombre, no al revés”, explica la secretaria de Mujeres e Igualdad del sindicato, Elena Blasco. Esta es la razón por la que la brecha que estima CCOO es mayor que la que se maneja normalmente, el 23%.

Complementos salariales

El informe de CCOO revela que buena parte de la brecha se encuentra no en el salario base, sino en los complementos salariales: “en promedio, los hombres cobran todos los meses 613 euros en complementos salariales, mientras que las mujeres cobran solo 427 euros. La cuantía que cobran las mujeres por complementos tendría que aumentar un 44% para equipararse con lo que cobran los hombres”, se lee en el texto. El documento dice que esto se debe en buena medida a que los aspectos “más ‘masculinizados’ del trabajo, como el esfuerzo físico, la penosidad, la nocturnidad o la disponibilidad horaria”, se recompensan mejor que “los atributos ‘feminizados’: atención, precisión, resistencia, etc”.

El informe también señala que la brecha es mayor entre las personas que tienen empleo indefinido (32%) que entre los contratados temporales (11%), y que se agrava con la edad, llegando al máximo entre los trabajadores de 55 y más años (37%)

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?