Falcones argumenta que Hacienda le acusa con "criterios ilegales"

El autor de 'La Catedral del Mar' defiende su inocencia, alega que no ha cometido delito fiscal y asegura que la acusación se basa en argumentos contrarios a la legalidad. Según el autor, el propio inspector de Hacienda reconoció que los criterios fiscales que le han sido aplicados no son legales

Ildefonso Falcones dice sentirse decepcionado, confuso, angustiado, molesto e incluso indignado por la petición de la Fiscalía de 9 años de cárcel para él y su mujer y de 6 años para su hermano por defraudar supuestamente 1'4 millones de euros.

¿Creó usted una serie de sociedades para desviar los derechos a autor?

Esto no es así. Vendí los derechos de las Catedral del Mar dos años antes de que se publicara la novela y entonces era prácticamente imposible predecir no ya que la novela fuera a triunfar sino que incluso fuera a ser publicada. El desarrollo de ello nos llevó a unas sociedades que ya no eran mías sino de mi hermano en el extranjero, pero siempre dentro de la Unión Europea. El problema legal no está ahí sino en la cuantificación de los ingresos de mi IRPF. Los ingresos investigados son del 2009, 2010 y 2011. Lo que ocurre es que utilizando un criterio totalmente ilegal, 730.000 euros del ejercicio del 2008 (cuyos impuestos están pagados) se imputan al siguiente año. Y después, más de un millón 400 mil euros también se imputan en el 2009, aplicando criterios que además van en contra de las consultas vinculantes de la propia Dirección General de Tributos. Es una barbaridad.

¿Por qué vendió usted sus derechos de autor a otras sociedades?

Vendo en primer lugar los derechos de La Catedral del Mar a una sociedad que es Bufete Falcones, que es de mi mujer y de mi propiedad. Igual que tengo el coche, el despacho e incluso la casa. Y todo se trabaja por esa sociedad. Y eso son dos años antes de que la novela fuera publicada. Me salía más cara pagar la tributación a través del bufete que a través de mi renta personal. Yo incluso pleiteé con Hacienda por ello en 2007. Y gané. Hacienda ya lo sabía a la perfección. Y en ningún momento dijo que era ilegal. Es más, pagó dinero.

¿Y por qué vendió los derechos futuros a mi hermano?

Pues en ese momento yo tengo un problema económico importante acreditado ante el juzgado y el único que me ayuda a pagar unas deudas precisamente con Hacienda, es mi hermano. Es una operación totalmente legal.

¿Por qué cree que la fiscalía le está acusando entonces?

No lo puedo entender. Sinceramente. No lo entiendo. Las hipótesis que uno baraja en su cabeza me parecen todas extrañísimas, peligrosísimas... ¡No me atrevo a decir! Desde luego, hay una presión que podríamos definir como casi delictiva, un chantaje en el mundo administrativo fiscal y de la empresa. La fiscalía es consciente el informe en el que se basa es ilegal porque eso lo ha reconocido el propio inspector de Hacienda en sede judicial. Él ha dicho que el criterio de imputación de las rentas que me han aplicado no está en la ley. No existe. Eso lo ha dicho en un juzgado. Por eso, no me cabe en la cabeza

¿Puede haber delito?

No se sabe, porque la cuantificación no está correctamente hecha. E insisto, los números que tengo, no suponen delito. Yo no oculté nada. En el caso de los dos contratos en discusión, se comunicó a Hacienda. Y hasta se pleiteó por ellos contra Hacienda. Si hubiera delito fiscal, en todo caso, en todo caso, sería un delito de esas dos sociedades españolas y el problema no estaría en el IRPF del señor Falcones. Si asumiera que hubo simulación, que no tengo porque hacerlo porque no la hubo, en ese hipotético y escolástico caso, las cantidades nunca alcanzarían para ser tipificado como delito fiscal. Yo no he hecho nada. No he hecho nada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?