Unicef se queda 'en blanco' por los niños de Siria

UNICEF emite un comunicado en blanco como respuesta a la muerte de niños en las afueras de Damasco por bombardeos del régimen

Comunicado "sin palabras" de UNICEF por la muerte de niños en los bombardeos sobre Ghouta, en las afueras de Damasco / ()

El responsable de UNICEF para Oriente Próximo Geert Cappelaire ha emitido un comunicado esta mañana que sólo lleva encabezamiento, firma y una frase seguida de lineas en blanco: "ninguna palabra hará Justicia a los niños asesinados, sus madres, sus padres y sus seres queridos". El encabezado del texto es "Informaciones sobre muertes en masa de niños en Ghouta y Damasco".

Cappelaere ha añadido a continuación en su twitter que ya no tienen palabras "para describir el sufrimiento de los niños y nuestra indignación". La propia UNICEF se pregunta si "¿Todavía tienen palabras aquellos que están infligiendo el sufrimiento para justificar sus actos bárbaros?", refiriéndose a los muertos de los últimos días por los bombardeos de aviones del régimen de Al Assad sobre esa zona de Ghouta Oriental. 

Según los últimos datos del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que es una organización opositora sin filiación política, han muerto 190 personas y hay más de 850 heridos por bombardeos aéreos y disparos de artillería en esa zona de las afueras de Damasco. Las milicias opositoras que controlan esa zona también han disparado proyectiles sobre la capital, lo que ha provocado varios muertos. 

Ghouta Oriental es una zona semirural de las afueras de la capital siria, en la que viven asediados desde hace varios años unas 400.000 personas, según las agencias de la ONU. Fue una de las primeras zonas que escapó al control del régimen y está en manos de una miríada de milicias armadas, que poco a poco han desplazado a los grupos revolucionarios que se levantaron contra al Assad. Destaca por ejemplo Jeish al Islam, un grupo radical que ha impuesto su ley y ha secuestrado o matado a quienes discrepaban de sus métodos y objetivos.  

La gente de Ghouta ha sufrido los bombardeos del régimen, el cerco extremo -la semana pasada entró un convoy con ayuda después de casi 80 días-, y la acción de estas milicias, que en muchos casos imponen precios astronómicos a los pocos alimentos y medicinas que las tropas de al Assad dejan entrar.  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?