Últimas noticias Hemeroteca

¿Pueden tener 'copyright' las lentejas?

La celebración del Congreso de Derecho y Gastronomía confirma la necesidad de regular y proteger la creatividad

Una ley no escrita reza que las lentejas, si quieres las tomas y si no las dejas. /

Los grandes chefs llevan años repitiendo que la cocina española está donde está gracias a la generosidad imperante en el gremio. Todos comparten sus avances técnicos, los ingredientes de sus recetas e incluso abren las puertas de sus restaurantes (lo de los stagiaires es otra historia). A diferencia de lo que sucede en otros sectores, su filosofía de trabajo se basa en el conocimiento compartido.

Pero algo tiene que haber cambiado cuando Mario Sandoval, chef del restaurante Coque y presidente de la Federación de Cocineros y Reposteros de España (Facyre), cree que en la gastronomía hay un vacío legal y que convendría llenarlo cuanto antes. De eso fue, precisamente, el I Congreso de Derecho y Gastronomía, celebrado el pasado lunes en uno de los auditorios de Hospitality Innovation Planet.

La necesidad de proteger o premiar los derechos de autor de los cocineros, de todas formas, no es algo nuevo. El abogado Julio González Soria explicó que en la colonia griega de Sibaris, hacia el año 510 antes de Cristo, ya se aplicaba una norma según la cual, cuando alguien creaba un plato nuevo, tenía derecho a explotarlo en exclusiva durante un año. Con leyes así, no es de extrañar que el gentilicio sibarita se acabara convirtiendo en un sinónimo de exquisitez y lujo.

De todas formas, aunque la regulación española no es tan avanzada como la de Sibaris, sí ofrece algunas garantías. Por un lado, el sistema de patentes y la regulación europea en materia de Denominaciones de Origen; por otro, la Ley de Propiedad Intelectual, que no incluye menciones expresas a la cocina, pero que en su artículo 10 habla de "creaciones originales literarias, artísticas o científicas", lo cual, según la jurisprudencia, puede aplicarse los libros de recetas.

En opinión de González Soria, la clave es que la creación gastronómica pase a ser considerada, a efectos legales, como una creación artística. Un objetivo que, desde su punto de vista, puede alcanzarse con una reforma de la ley, pero también desarrollando una normativa aceptada por el sector alimentario.

El resto del mundo se enfrenta a necesidades similares y en cada país lo resuelven a su manera. La legislación francesa sobre derechos de autor, según apuntó Antonio Selas, socio del bufete Cremades & Calvo Sotelo Abogados, sí contempla las creaciones culinarias. Los tribunales holandeses ya se han pronunciado a favor de tener en consideración factores como el sabor o el aroma, más allá de la receta. Y en Alemania se dictó una sentencia que ha sentado precedente en lo que a captación y distribución de imágenes de platos se refiere.

El abogado Carlos de la Mata, moderador de la mesa redonda, pronosticó que estamos ante "una futura Ley de Propiedad Gastronómica" cuyos cimientos, de momento, no han hecho más que empezar a debatirse. El ministro de Justicia, Rafael Català, ya ha mostrado su apoyo asistiendo a la inauguración del Congreso. Para aprobarla, de todas formas, el sector tendrá que ponerse de acuerdo en lo que puede considerarse nuevo y, por lo tanto, merece ser protegido.

¿Pueden tener copyright las lentejas, por ejemplo? Parece evidente que no. Pero en el mundo de la cocina creativa, tal y como cuenta el crítico José Carlos Capel en su artículo Creatividad, copias y derechos de autor en la alta cocina, sí proliferan los platos sospechosamente parecidos (por no decir calcados).

¿Hasta qué punto podrá apropiarse alguien de una pizza, un guiso o un cóctel ligeramente distinto a otro anterior? La discusión puede ser épica, pero Mario Sandoval ha asegurado que "Facyre va a poner todo su empeño" para que la nueva ley sea una realidad cuanto antes y que, así, "cuando contemos algo lo contemos bien y cuando vendamos algo lo vendamos bien".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?