¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Elija su propia respuesta: ¿por qué hay tan pocas mujeres en la alta cocina?

Ellos responden una cosa y ellas, otra

La chef Anne-Sophie Pic cuenta con siete estrellas Michelin repartidas entre Valence, París, Londres y Lausanne. /

La periodista gastronómica María Canabal lleva años compaginando su trabajo en Le Monde con la organización del Parabere Forum, un encuentro itinerante centrado en la aportación de las mujeres a la gastronomía que este año se celebra en Malmö (Suecia) con las "ciudades comestibles" como eje temático. Y si alguien se pregunta qué tan necesario es un evento de este tipo, basta con echar un vistazo a los datos: las mujeres cocinan en el 90 % de los hogares y representan el 48 % del alumnado en las escuelas de cocina, pero solo llegan a chefs alrededor del 15 % y, entre los ponentes de los grandes congresos, su presencia cae al 10 % o menos.

"El objetivo del Pararebe es favorecer la igualdad y la diversidad en nuestro gremio", cuenta María Canabal. Pero lo curioso es que, ante la famosa pregunta de por qué hay tan pocas mujeres en la alta cocina, ellos responden una cosa y ellas otra.

Mismo problema, distintas explicaciones

Canabal asegura que muchos hombres achacan la escasez de mujeres en la alta cocina a la dureza del trabajo y también a la maternidad, algo que "hasta algunas mujeres repiten" y que la periodista francesa considera un estereotipo de género.

"Trabajar en la cocina es duro, sí, ¡pero es duro para los dos! Y las mujeres tienen familia, sí, ¡pero la familia es de los dos!", señala Canabal. "Hay trabajos típicamente femeninos que también son muy duros. Las enfermeras levantan mucho peso, las peluqueras están de pie todo el día y hay mujeres que trabajan en el campo. El problema viene cuando la sociedad espera que te ocupes del trabajo y del hogar. Si tu compañero no te ayuda, eso es imposible, claro".

Las mujeres, sin embargo, alegan otros motivos. Según Canabal, el principal escollo es, simple y llanamente, el machismo: "El funcionamiento de una cocina se basa en el ego, el mando y la jerarquía, como si fuese una base militar. Pero todos los estudios dicen que las mujeres destacan por valores como la empatía y la colaboración, así que una cocina no va a resultar un lugar muy agradable y, ante eso, te adaptas, te vas... o ni siquiera lo intentas".

La segunda explicación que más aportan las mujeres tiene que ver con el concepto boys club [club de chicos]: "Los chef se conocen, se recomiendan entre ellos, hacen referencia los unos a los otros, van juntos a los eventos, hacen chistes juntos, salen juntos... ¡Entrar ahí es prácticamente imposible!".

Un pez que se muerde la cola

La situación de la mujer en las cocinas profesionales, de todas formas, varía en función del lugar que se analice. Los países nórdicos, EE UU y Australia lideran los ránkings de igualdad y, según María Canabal, la base es cultural y religiosa.

"Cuando nació el protestantismo, lo primero que hicieron los luteranos fue darle la biblia a las mujeres. ¡El hombre y la mujer estaban en igualdad total! En Suecia nadie le dice a las mujeres lo que pueden y no lo que no pueden hacer".

Lo más preocupante, de todas formas, es que el desequilibrio genera una especie de espiral difícil de romper: "Como nadie habla de las mujeres, ningún congreso las invita. Y como no se les invita, nadie habla de ellas. ¡Es el pez que se muerde la cola! Por eso hemos hecho una lista con más de 5.000 mujeres que se dedican a la gastronomía: cocineras, sumilleres, jefas de sala"...

Canabal apuesta por el equilibrio y asegura que "los equipos mixtos son más creativos y más rentables", pero reivindica que en Europa ya hay una mayoría de mujeres con títulos universitarios: "¡Estamos más formadas que los hombres!".

Las grandes historias del Parabere

El Parabere Forum reúne este año a 22 ponentes —la mayoría, mujeres— entre las que destacan la cocinera colombiana Leonor Espinosa, ganadora del Basque Culinary World Prize, o la periodista Lisa Abend, corresponsal de Time y autora de The Sorcerer’s Apprentices: A Season in the Kitchen of Ferran Adrià’s elBulli. "La idea es que el pública se nutra de ideas para luego actuar", señala María Canabal.

También hablarán de su trabajo la australiana Ronni Kahn, fundadora de OzHarvest y referente internacional en la lucha contra el despilfarro alimentario; Anne-Sophie Pic, una chef con siete estrellas Michelin que tuvo que enfrentarse a los prejuicios de su propia familia y lidiar con la etiqueta de ser la hija de; o la arquitecta británica  Carolyn Steel, autora del ensayo Hungry City: How Food Shapes Our Lives y una de las voces más reconocidas en el campo del urbanismo alimentario.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?