¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sanidad: el sector más feminizado con una brecha de 9.000 euros al año en la pública

  • El 77,69% de las profesionales sanitarias son mujeres, hay más del doble de mujeres matriculadas en enseñanzas universitarias de Ciencias de la Salud pero en la sanidad pública ellas cobran 8.941 € menos que sus compañeros
  • Una de cada cuatro directoras gerentes de hospitales públicos es mujer, según datos de la Federación de Sanidad de CCOO

De los 1.572.100 profesionales que trabajan en la sanidad pública y privada según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el 77,69% son mujeres. Es el sector más feminizado -en él trabaja el 14% de toda la población activa de mujeres-, con más del doble de matriculadas en enseñanzas universitarias del ámbito de las Ciencias de la Salud (168.549 chicas frente a 73.463 chicos). Sin embargo, el sector sigue dominado por una enorme brecha salarial. Las doctoras, enfermeras y celadoras sanitarias cobran casi 9.000 euros menos al año que sus compañeros (8.941,41€ de diferencia) según el último informe que ha elaborado UGT sobre este asunto en la pública .

Una brecha salarial que supera en más de 10 puntos a la del conjunto de la Administración Pública

A pesar de que las condiciones laborales y la normativa debería cumplirse más que en el sector privado, la brecha salarial de género en la Administración Pública se sitúa en el 16%, pero se agranda hasta el 27,23% cuando hablamos de empleados sanitarios. La ganancia media anual de una mujer que se dedique a las actividades sanitarias es de 23.889 euros, frente a los 32.830 euros que gana un hombre. Una descompesación económica que afecta a la séptima parte del total de mujeres asalariadas, porque actualmente más de un millón se dedica al sector sanitario.

Este sector también está afectado por la segregación vertical. A medida que se accede a puestos directivos, la presencia de mujeres disminuye. Según un estudio sobre la situación laboral de los médicos en España  publicado en 2017 por la Organización Médica Colegial (OMC) menos de la mitad de las mujeres -el 45,5% de las médicas especialistas- tienen una plaza en propiedad en el sistema sanitario español, mientras que en el caso de los hombres la cifra aumenta hasta el 54,4%. Los varones ocupan mayoritariamente las especialidades mejor pagadas y con mayores complementos salariales, como la cirugía o traumatología.

"Nosotras aceptamos la responsabilidad de cuidados dentro de la familia" explica Gracia Álvarez, secretaria de Salud, Servicios Sociosanitarios y Dependencia de UGT "entonces no hacemos guardias, no vamos a tantos congresos o no actualizamos tanto el currículum por lo que detraemos tiempo de la parte pública para dedicarlo a la vida familiar". De hecho, es una realidad que el perfil de las mujeres que alcanzan esto altos puestos de responsabilidad lo hacen cuando "ya no están en edad fertil". Sin embargo, la directora del Hospital de Bellvitge argumenta que su centro, público, todos cobran lo mismo "independientemente de la especialidad, porque quien maneja una técnica súper específica necesita del que hace el diagnóstico y del que lo controla en planta. Sin ellos el paciente va a ir mal".

EFE

Ellas tienen trabajos más precarios y son más vulnerables al paro

En el último trimestre de 2017, se han destruido 34.700 empleos en el sector sanitario y las mujeres vuelven a ser las más golpeadas, representan el 62´5% de esos empleos perdidos. 21.700 mujeres dejaron de trabajar en los últimos tres meses del año pasado, frente a los 12.800 hombres que se enfrentaron a la misma situación.

El número de paradas sanitarias cuadriplica al de parados. 82.100 mujeres se registraron en situación de desempleo en el último trimestre, frente a los 19.300 hombres. La precariedad también se ceba con ellas. 146.000 profesionales sanitarias llevan menos de un año en su actual trabajo, frente a los apenas 39.100 hombres que están en la misma situación.

Además, ellas se desarrollan profesionalmente en Atención Primaria y en medicina familiar y comunitaria, que no es tan lucrativa como el área sanitaria de tecnología puntera, donde hay más hombres. "Socialmente están mucho más valorados los últimos avances tecnológicos, entonces se remuneran mejor", argumenta Álvarez. Por otra parte la dependencia es un sector también feminizado "y muy precarizado, con salarios muy bajos y contratos a tiempo parcial no deseados".

El 25% de las gerencias de los hospitales públicos que dependen de los servicios de Salud de las comunidades son mujeres

Según un informe de Comisiones Obreras, 58 mujeres son directoras gerentes de un total de 229 centros de dependencia netamente pública españoles. Eso significa que una de cada cuatro llega a la cúpula directiva hospitalaria. Por comunidades, las más machistas son Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla (allí no hay mujeres gerentes) y las únicas en las que hay paridad son Extremadura y Cataluña. En números absolutos, siempre según este sindicato, el récord lo ostenta Andalucía con 9 mujeres gerentes, seguida de Euskadi, Madrid y Castilla y León con 6.

La brecha salarial por razón de sexo es mucho mayor en aquellos sectores donde se concentran las mujeres que en aquellos otros donde se concentran los hombres. "En sanidad y sectores sociosanitarios hay un 78% de mujeres en plantillas y una brecha salarial del 27%" explica Silvia Espinosa, responsable de Mujer de CCOO, "en cambio construcción con sólo un 9% de mujeres presenta una brecha del 13%". Escucha aquí su testimonio íntegro.

Madrid, ni siquiera una de cada cinco gerentes hospitalarias es mujer

El techo de cristal es extremadamente visible en la capital. De los 37 hospitales que figuran en el Portal de Salud de la Comunidad de Madrid (que suman los de gestión directa e indirecta) apenas 8 tienen una gerente femenina pero sólo uno, el Doce de Octubre -cuya gerente es Carmen Martínez de Pancorbo- puede considerarse un gran hospital con 1.300 camas y prácticamente todas las especialidades médicas. El resto de hospitales dirigidos por mujeres en Madrid (el Hospital Universitario Infanta Leonor y el el Hospital Virgen de la Torre coordinados por María del Carmen Pantoja, el Hospital Infanta Sofía cuya directora gerente es Rosa Bermejo, el Hospital de Guadarrama regentado por Rosa Salazar, el Hospital Universitario Santa Cristina coordinado por Rosa María Ramos, el Hospital de Cantoblanco en manos de Gloria Forés y el Hospital Carlos III con Concepción Prados como gerente adscrita) tienen entre una decena y 283 camas. Se da la circunstancia, además, de que el de Guadarrama es un hospital de media estancia y el Santa Cristina es centro de apoyo especialmente en cuidados paliativos. No son, por tanto, centros de referencia.

Andalucía, un 20% de gerentes son mujeres

En la larga lista de 48 centros hospitalarios que recoge el Sistema Sanitario Público andaluz (también de gestión directa e indirecta) , sólo 11 están dirigidos por mujeres: Hospital La Inmaculada, Hospital Punta de Europa, Hospital Puerto Real, Hospital Infanta Margarita, Hospital Reina Sofía, Hospital de Alta Resolución Valle del Guadiato, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Hospital La Merced, Hospital Virgen del Rocío y una mujer, Bárbara Torres también se convertía hace unos meses en la nueva directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Norte de Málaga.

En este caso, tanto el Hospital Reina Sofía de Córdoba como el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla están considerados grandes complejos sanitarios de la sanidad pública andaluza; el primero es pionero mundial en una técnica para el trasplante de pulmón y también es el primero en España en usar la laparoscopia en diferentes intervenciones de cirugía oncológica. El segundo tiene una notable actividad investigadora, habiendo logrado por ejemplo el primer bebé fruto de un embrión seleccionado genéticamente para no heredar una grave enfermedad y ser compatible, por tanto, para curar a su hermano enfermo. Escucha el testimonio de su directora gerente, Nieves Romero, que no va a ir a sumarse a la huelga del 8M.

La mitad de los hospitales públicos catalanes están bajo gerencia femenina

El sector público catalán sí es un ejemplo. En cuatro de los ocho hospitales públicos hay mujeres en máximos puestos directivos (Vall D´Hebron, Germans Trias i Pujol, Bellvitge, Viladecans y el Doctor Josep Trueta de Girona). En cambio, apenas 3 de los 11 hospitales de referencia catalanes por número de camas están bajo la batuta de una mujer. Nos referimos al Hospital Universitario de Bellvitge, cuya dirección ostenta Cristina Capdevila, al Germans Trias i Pujol, que dirige Beatriu Bayès y al Hospital de Sabadell, dirigido por Cristina Carod. Ni el Sant Joan de Déu, ni el Clínic, ni el de la Santa Creu i Sant Pau, ni el Vall d´Hebron, ni el Complejo Asistencial Benito Menni, ni el Universitario Mutua Terrassa ni el Santa Caterina de Girona ni tampoco el instituto de salud mental Pere Mata tienen gerentes mujeres. Esto quiere decir que ellas llegan a puestos directivos en el 27% de los grandes hospitales catalanes de gestión directa e indirecta.

La Dra Capdevila, con 13 años de experiencia en gestión, entiende que la brecha es cada vez menor: "en el equipo directivo de Bellvitge más del 60% somos mujeres y esto irá a más". El suyo es un ejemplo de conciliación aunque insiste en que no es una excepción porque esta médico de familia es madre de tres hijos pequeños "y les voy a recoger al colegio cuatro veces por semana. Eso implica que tengo que trabajar más desde casa". Escucha aquí su testimonio íntegro.

Otros centros punteros y dirigidos por mujeres son el complejo asistencial de Salamanca, que bajo la dirección de Cristina Granados se ha convertido en líder en trasplante renal de Castilla y León; el Hospital Universitari i Politecnic La Fe de Valencia, entre cuyos hitos está el primer trasplante de piernas del mundo.

Las enfermeras, grandes perjudicadas por la falta de conciliación familiar

La enfermería española es un sector ampliamente dominado por las mujeres, representan el 85% de la plantilla, pero según el sindicato mayoritario SATSE sí hay "dificultades en el acceso a determinados puestos mejor retribuidos". Su portavoz Mar Rocha explica que "se excluye muchas veces al grado de Enfermería en convocatorias públicas para puestos de dirección o gestión". La brecha salarial empieza a agrietarse porque en una profesión eminentemente femenina "nosotras nos ocupamos mayoritariamente del cuidado de menores y mayores a cargo" y esta dificultad para conciliar la vida familiar y laboral hace que estas profesionales tengan que "reducirse muchas veces la jornada con la consecuente reducción del salario que perciben". Escucha aquí su testimonio íntegro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?