Una familia encuentra un mensaje del siglo XIX dentro de una botella

Se trata del mensaje embotellado más antiguo de la historia

La familia cuenta cómo descubrió la botella. / YouTube

Una familia de Perth, en Australia, descubría el pasado 21 de enero una botella de ginebra en la isla de Wedge. Una botella sin valor alguno pero que, en su interior, encerraba un auténtico tesoro: el mensaje dentro de una botella más antiguo de la historia.

Según explica la familia a ABC Australia, todo comenzó cuando Tonya y Kym Illman decidieron visitar las dunas de arena situadas al norte de Wedge (a 180 kilómetros al norte de Perth). Fue allí cuando Tonya descubrió un objeto que sobresalía de la arena: "Parecía una botella vieja y bonita, así que la recogí pensando que se quedaría bien en mi librería". Sin embargo, tras sacar la botella, la familia descubrió un papel humedo y enrollado atado con una cuerda en su interior.

Un mensaje de 1886

Tras llegar a casa, la familia descubrió la importancia de lo que habían encontrado, tal y como explican a ABC Australia: "Llevamos la botella a casa y la secamos. Cuando la abrimos encontramos un documento impreso en alemán con una muy débil caligrafía alemana sobre ella".

Tras analizar el documento, la familia descubrió que el mensaje estaba fechado el 12 de junio de 1886. Un mensaje que decía que la botella había sido arrojada por la borda desde la embarcación alemana Paula a 950 kilómetros de la costa como parte de un experimento del Observatorio Naval Alemán para comprender cómo actúan las corrientes oceánicas.

El capitán del barco registra el lanzamiento de la botella

En la parte posterior del documento, el mensaje pedía a la persona que encontrara la botella que escribiera dónde y cuándo lo hizo y que la devolviera cuanto antes al Observatorio Naval Alemán en Hamburgo o al consulado alemán más cercano. Por esa misma razón, la familia llevó su hallazgo al Western Australian Museum, donde el conservador de arqueología marítima Ross Anderson realizó una serie de investigaciones. 

Varios días más tarde, el empleado del museo determinó que se trataba de una botella de ginebra holandesa de finales del siglo XIX. Tras los resultados, Kym contactó con varios amigos alemanes y holandeses para descubrir más acerca del hallazgo. Gracias a ello, la familia descubrió que el propio capitán registró en el diario meteorológico de Paula el lanzamiento de dicha botella el 12 de junio de 1886: "La fecha y las coordenadas corresponden exactamente con las del mensaje de botella". Por lo tanto, la familia pudo determinar que, efectivamente, descubrieron la que a día de hoy es el mensaje embotellado más antiguo de la historia

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?